CHILPANCINGO, Gro., 25 de marzo de 2019.-La presidenta de la Asociación Guerrerense contra la Violencia hacia las Mujeres, Marina Reyna Aguilar denunció que hay funcionarias que aunque ya tienen cargo son víctimas de violencia política, pues son relegadas en sus labores.

Al conmemorar el Día Naranja que se realiza para crear conciencia en la erradicación de la violencia de género y poner en marchas acciones dentro del Congreso, la activista consideró necesario crear una red de funcionarias en Guerrero para que puedan ser escuchadas y acompañadas, pues actualmente existe un observatorio presido por el Tribunal Electoral del Estado (TEE), en el cual las organizaciones no tienen voz ni voto.

Dijo que las mujeres en funciones “no la están pasando muy bien que digamos”, pues pasan por dificultades y se sienten solas en sus municipios y muchas veces sufren por no pertenecer a grupos políticos o porque los alcaldes piensan que, en caso de las regidoras o síndicas, son sus empleadas.

Mencionó que existe la denuncia reciente de una regidora que sufre de violencia de manera grave, sin embargo, evitó dar detalles de ese caso porque se prepara una conferencia posterior para hacerlo público pues la agraviada tiene temor, sólo precisó que no se trata de Chilpancingo.

La presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Congreso, Erika Valencia Cardona hizo un llamado a los ayuntamientos y representantes de las unidades de género para atender el tema de agresiones contra servidoras públicas, porque es parte de sus funciones.

Dijo que entre sus actividades programadas están las visitas regionales para conocer casos y a la par ofrecer capacitaciones pues, dijo, son reprobables todas las agresiones.

Asimismo, mencionó el caso de la agresión hecha en una conversación de WhatsApp hecha por el regidor de Acapulco, Andrés Alaín Rodríguez Serrano contra la legisladora Yoloczin Domínguez Serna, ambos de Morena, lo que dijo que es reprobable.