IGUALA, Gro., 29 de junio de 2020.- El alcalde Antonio Jaimes Herrera indicó que Iguala se encuentra en mejores condiciones que Acapulco y Chilpancingo para llegar a color naranja en el semáforo epidemiológico.

Sin embargo, insistió que en el momento en que no se cumplan las normas sanitarias y se llegue otra vez al color rojo, “vamos a cerrar todo otra vez, depende de nosotros la recuperación económica”.

Antonio Jaimes indicó que será obligatorio el uso de cubrebocas para que comerciantes y consumidores cumplan con esta medida para poder vender y comprar con seguridad.

Informó que dependerá de la información que el 1 de julio se difunda para saber si es que ya se pueden reabrir algunos negocios.

Indicó que se ha trabajado con restauranteros y hoteleros para asumir medidas que garanticen las actividades comerciales sin riesgos para no regresar al color rojo.

Señaló que en el caso del tianguis de los jueves, éste podrá reabrir en un 20 o 30 por ciento, respetando medidas sanitarias para comerciantes y consumidores. No podrán vender personas mayores de 70 años y la asistencia será sin menores de edad y adultos mayores.

Jaimes Herrera expresó que la apertura de todos los negocios sería bueno, sin embargo explicó que todo será en forma paulatina y la prioridad serán los esenciales, y los que cumplan con los requisitos.

En este caso, están restaurantes y hoteles que no podrán atender un porcentaje mayor al 30 por ciento y a través de cita o reservado.

Recordó que en las tiendas debe de asumirse la misma conducta. No venderle a quien no use cubrebocas o no comprar en el negocio donde trabajadores no usen cubrebocas. “Esta será una medida de seguridad para todos”, sostuvo.

Los deportes como el futbol y otros que impliquen contacto físico no están autorizados, así como las fiestas, bares, antros y reuniones religiosas.