CHILPANCINGO, Gro. 16 de enero de 2015.- El municipio guerrerense de Chilpancingo vivió una jornada de alerta este viernes, ello cuando al calor de la tarde, y mientras un grupo de maestros indignados realizaba destrozos por la ciudad, fue necesario que los alumnos de la escuela secundaria Antonio Guerrero fueran desalojados por otro tipo de emergencia: un ataque de abejas afrcanizadas.

 

Los hechos se registraron después de las 15:00 hrs. cuando los cuerpos de emergencia de Protección Civil estatal fueron alertados mediante una llamada de emergencia sobre la presencia de un enjambre al interior del colegio ubicado en la colonia Los Ángeles y que por lo menos dos jóvenes y el propio director del plantel habrían sido picados en más de una ocasión por los insectos híbridos.

 

Se trata de las señoritas Gabriela Maldonado Castro (14 años), Leslie Monserrat Moreno (15) y el director Juan Ramón Jiménez (65), todos ellos con diagnóstico de intoxicación por piquete de abeja.

 

En ese sentido, Protección Civil reporta que fue gracias a la pronta asistencia de los cuerpos de emergencia, bomberos y paramédicos que se trasladaron a la Antonio Guerrero que se previno una tragedia en contra de los tres integrantes de la plantilla académica, quienes no requirieron de atención hospitalaria y se reportan como estables.

 

Al momento, se informa que la escuela fue evacuada por completo por elementos de Protección Civil y que fue imposible retirar la colmena de las abejas africanizadas, puesto que se encontraban dispersas, de manera que se ha emitido una alerta regional ante la proliferación de estos animales ponzoñosos.

 

Entre la noche de hoy y la mañana de este sábado, personal especializado se encargará de remover el panal de abejas africanizadas, pues si bien no son una criatura del todo peligrosa en nuestro país debido al nivel de hibridación, pueden causar reacciones alérgicas letales si varios de estos insectos atacan simultáneamente al humano.

 

Las picaduras de abejas son frecuentes en primavera y verano, porque cuando hay más polen están más activas, y aunque la reacción común es un dolor intenso en el momento en que se produce la picadura, la formación de una pápula (levantamiento rojizo de la piel con un punto central donde actuó el insecto) y una desagradable sensación de picor se recomienda mantener la calma ante el ataque de estos animales.

 

En ese sentido, Protección Civil precisa que las abejas son atraídas por la fragancia de las flores, los colores brillantes y la superficie de aguas tranquilas, de forma que es recomendable evitar el uso de colores llamativos, nadar en albercas o usar perfumes muy fuertes ante la presencia de estos animales. Asimismo se aconseja que el remedio habitual contra una picadura es desprender el aguijón con una aguja o unas pinzas, evitando presionar para que no se extienda el veneno.