ACAPULCO, Gro., 4 de marzo de 2019.- Marinos, policías federales y estatales desplegaron una fuerte operación de seguridad en la comandancia de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) en Xaltianguis, para desarmar a comunitarios, luego de los enfrentamientos que dejaron dos muertos y una herida.

Los habitantes se mostraron molestos luego de que se les negó el acceso a la comandancia para conocer lo que estaba sucediendo, por lo cual decidieron bloquear la carretera México-Acapulco, y advirtieron que no dejarán que salga ninguna patrulla. “En lugar de apoyarlos, sólo vienen a fregar”, dijo uno de los pobladores.

Como informó Quadratín, la noche del sábado y la mañana del domingo se registraron dos enfrentamientos que dejaron como saldo a dos hombres muertos y una mujer herida; de acuerdo con declaraciones de los habitantes, en ese momento no recibieron apoyo de ninguna autoridad.

Por estos hechos, los 16 planteles educativos suspendieron las clases este lunes, ya que los maestros decidieron no asistir por seguridad. El comisario Luis Loeza Hipólito afirmó que este martes regresarían a sus actividades con normalidad.

Hasta el cierre de esta edición, se confirmó que los oficiales decomisaron varias armas largas que los policías comunitarios tenían en su poder.