CHILPANCINGO, Gro. 23 de noviembre de 2014.- Padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero emprendieron la búsqueda de sus familiares en zonas aledañas al municipio que colinda con Cocula, lo que trajo un hallazgo dantesco: hay al menos otras seis fosas con restos humanos ubicadas en el paraje de La Laguna.

Con la ayuda de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y de representantes de la asociación civil Ciencia Forense Ciudadana, los 50 familiares lo aspirantes a docentes plagiados se sirvieron de palas, picos, barretas, machetes y una sierra eléctrica hasta hallaron huesos y ropa con sangre.

De acuerdo al testimonio de un vecino de la localidad, “los mañosos venían a diario a tirar sus cadáveres, a veces en carros, o hasta en motos, pero de 10 meses para acá ya no vienen tan seguido”.

Es resaltable que con el nuevo descubrimiento, ya se tiene constancia de al menos 56 fosas clandestinas desperdigadas a lo largo y ancho de Guerrero, lo que arrojan una impresionante cantidad de 39 cadáveres exhumados y un sinnúmero de restos calcinados o en descomposición. Ninguno de los cuerpos pertenece a los normalistas “levantados”, pero ello no evita que la indignación social se haga presente por medio de marchas y protestas, como las del pasado 20 de noviembre en todo el país.

En ese tenor, los familiares de los alumnos de Ayotzinapa se desmarcaron de los excesos cometidos por grupos violentos durante las movilización emprendidas durante el 104 aniversario de la Revolución Mexicana y expresaron su preocupación por el hecho de que se pueda reprimir a las organizaciones que legítimamente han manifestado su solidaridad.

Durante la reunión de la Comisión Mixta de Información, los padres externaron su preocupación por el hecho de que desde la federación, se pueda iniciar un ataque directo en contra de organizaciones sociales que han arropado tanto a los familiares de los desaparecidos como a los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Se indicó que actualmente existe una crisis en las instituciones de gobierno, de tal suerte que se pidió una revisión de lo que ocurre al seno de las mismas y no criminalizar a las organizaciones sociales.

“Las organizaciones sociales no son culpables de la corrupción y la infiltración que se registra en las instituciones”, apuntó el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), Vidulfo Rosales Sierra.

Respecto a los excesos ocurridos durante las últimas movilizaciones, el abogado apuntó: “Hay grupos pequeños que tienen muy específico qué hacer en sus protestas y eso quedó muy claro ayer, esa otra parte de la protesta pacífica que se llevó a cabo. Como los padres se retiraron del lugar, en tanto que un grupo muy minoritario, que las autoridades saben quiénes son, realizaron su mecánica de protesta”.

Fuente original:
http://www.milenio.com/policia/fosas_Iguala-desaparecidos_Guerrero-restos_oseos-UPOEG-padres_desaparecidos_0_414558690.html