CIUDAD DE MÉXICO.,  octubre de 2020.- Las transgresiones a la ley del ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, no empezaron a su ingreso en los servicios de inteligencia o en las corporaciones policiales, incluso el proceso que enfrenta en Estados Unidos por supuestos vínculos con el Cártel de Sinaloa sólo sería la cumbre de las conductas delictivas del ingeniero, quien se habría preparado desde los once años bajo el padrinazgo de bandas delincuenciales lideradas por agentes de la policía secreta de los años 70.

La trayectoria profesional de García Luna se encuentra documentada desde su ingreso al Centro Investigación Seguridad Nacional (Cisen), pero su infancia y adolescencia permanecían como un fantasma hasta que el periodista Francisco Cruz recorrió la calles de la colonias Damián Carmona, Primero de Mayo, Revolución, Simón Bolívar y Aquiles Serdán que tienen como columna Romero Rubio de la ahora alcaldía Venustiano Carranza, en las cuales creció el actual defenestrado ex jefe policial.

El autor de una decena de libros sobre narcotráfico y corrupción, recurrió a documentos y testimonios de viejos exagentes del Servicio Secreto y de la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS) para conocer el precoz arranque delincuencial, que tuvo desde su infancia a quien llegó a ser uno de los principales operadores de la guerra contra el narco en México.

La nota aquí.