ACAPULCO, Gro., 10 de junio de 2017.- La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que de acuerdo con las primeras investigaciones, no fue un enfrentamiento lo que ocurrió este viernes e en el poblado de San Pedro Cacahuatepec, donde hasta el momento suman siete muertos y dos heridos.

En un comunicado la dependencia indicó que “se tiene de forma objetiva la inexistencia de dato alguno que pueda presumir un enfrentamiento”, considerando que no existe indicio sobre que las personas fallecidas “hubiesen disparado algún tipo de arma de fuego” y en cambio todos murieron por balas, a excepción del bebé de cuatro meses “que murió como consecuencia que al ser privada de la vida su madre, ésta cayó encima de él”.

La Fiscalía también puntualizó que por instrucciones del gobernador Héctor Astudillo Flores, no se descansará hasta encontrar a los responsables de éstos lamentables hechos, aunque con las indagaciones científicas y de campo y versiones de testigos ya se “tiene certeza de quiénes participaron en este artero homicidio”.

Quadratín Guerrero informó que este viernes en un ataque armado policías comunitarios de la UPOEG asesinaron a seis personas e hirieron a tres más, de las cuales una falleció por las heridas de bala.

En una conferencia de prensa, el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio deslindó a la organización, al justificar que policías comunitarios repelieron la agresión de extorsionadores.