CHILAPA, Gro. 22 de diciembre de 2014.- Tras la difusión de un video donde se indica que algunos normalistas de Ayotzinapa habrían sido conducidos al municipio guerrerense de Chilapa para su calcinación en una vulcanizadora, los propietarios del inmueble negaron la versión y admitieron temer que “los padres de los estudiantes o los cetegistas tomen represalias contra nosotros”.

 

Entrevistados por El Sur de Acapulco, la familia Neri (propietaria la vulcanizadora con el mismo nombre) afirma que “lo difundido no es verdad, ya que el terreno donde se localiza la vulcanizadora es de 10 por 20 metros, y detrás se puede observar un terreno empedrado y tapizado de plantas y no de miles de llantas como se menciona en el video, y donde supuestamente se quemó a los normalistas”

 

Y es que el pasado 15 de diciembre, la cadena norteamericana Estrella TV), puso a conocimiento del público un reportaje donde, con base a supuesta información de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), se integraba una “espeluznante revelación que pudiera esclarecer de una vez el terrible final que tuvieron los normalista”.

 

La grabación indica que el satélite Terra registró un incendio en Chilapa la pasada noche del 26 de septiembre (cuando los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron plagiados en el municipio guerrerense de Iguala por fuerzas del Estado y de la delincuencia organizada) y no precisamente en Cocula (donde la Procuraduría General de la República apunta que los estudiantes habrían sido calcinados en un basurero).

 

En ese sentido, y conforme a una cronología de los hechos y las propias coordenadas de la NASA, el siniestro se habría producido en la Vulcanizadora Neri”, sin embargo, “el establecimiento se encuentra rodeado de casas y otros negocios, además de que se localiza al borde de la carretera, a la vista de muchos”, expresó un integrante de la familia Neri para el Sur de Acapulco bajo la condición de anonimato.

 

“Temo por la seguridad de los míos”, admitió también la fuente al añadir que desconocen el proceso legal sobre la desaparición de los normalistas en Iguala y no desean ser requeridos por la justicia “basados en una calumnia y difamación para la familia. No saben en qué punto de riesgo nos ponen. Las consecuencias de la difusión del video no sabemos hasta dónde van a llegar. Tal vez en Chilapa toda la gente sabe que esa información no es cierta, por la magnitud y las inconsistencias, pero la información ya se difundió internacionalmente”.

 

Leer más en El Sur de Acapulco