ZIHUATANEJO, Gro., 22 de marzo de 2019.- La disminución de las precipitaciones pluviales ha influido en la desaparición de la siembra de algunos granos en este municipio como arroz, frijol y maíz, que se utiliza para el autoconsumo, coincidieron productores de la sierra alta y baja.

De acuerdo con estudios de la Asociación Civil Fondo para la Comunicación y Educación Ambiental, en México el 67 por ciento de las precipitaciones llegan entre junio y septiembre, pero Guerrero no se encuentra en el territorio donde las lluvias son generosas.

Del 100 por ciento de las lluvias, 73 por ciento se evapotranspira y regresa a la atmósfera, 22 por ciento escurre por los ríos o arroyos y el 6 por ciento se infiltra al subsuelo de forma natural y recarga los acuíferos.

El agricultor Alejandro Rosales López, de la comunidad de San Ignacio, lamentó que se pierden millones de metros cúbicos de agua que generan las lluvias y que se escurren por los arroyos, sin que se pueda aprovechar.

Dijo que existe la necesidad de establecer un proyecto para maximizar la producción, tanto agrícola como ganadera, y para ello, el programa de bordos es una de las mejores alternativas.

Añadió que hasta febrero era tiempo para realizar las obras de retención, sin embargo, de manera gradual la corriente se va perdiendo y la poca humedad que dejan las lluvias se evapora.

Hasta el mes de febrero, era tiempo para realizar estas obras de retención, sin embargo, de manera gradual la corriente se va perdiendo y la poca humedad que dejan las lluvias se evapora.

Por otra parte, los productores de Vallecitos de Zaragoza comentaron que el frijol y el arroz dejaron de ser un grano rentable, pues lo único que ha quedado es la siembra de maíz por ser más resistente.

El productor de San Ignacio, Jesús Sánchez dijo que ante la falta de humedad las plagas surgen y acaban con la planta que deja pérdidas en frijol y maíz.

Añadió que hay años que no alcanzan para recuperar la inversión, incluso hay quienes pierden sus cosechas en su totalidad.

“Debe haber unos 40 los productores que ahora se han enfocado a la sierra de maíz por ser más resistente, dejando a un lado otros granos”, expresó.

Por su parte, el agricultor Melesio Muñiz, de la comunidad El Calabazalito, comentó que quienes se dedican a la producción del campo esperan que la temporada de lluvia sea abundante o de lo contrario, los ríos se secarán en pocos meses.

Dijo que existe un problema con al menos 60 campesinos que sembraron de temporal, pues perdieron un 80 por ciento de la cosecha.

Piden creación de nuevos pozos

La delegada municipal de la comunidad de Los Almendros, Enedelia Hernández Pérez entregó un oficio al gobernador Héctor Astudillo Flores, en el que solicita la apertura de un pozo como el que se abrió en la comunidad de El Coacoyul y que fue inaugurado a principios de mes.

Relató que en Los Almendros las familias carecen de agua porque la sequía va en aumento y el sistema local ha quedado rebasado.

A principios de 1980 se construyó en la colonia Agua de Correa una presa para retener el agua, sin embargo, una década después la orilla fue invadida por vecinos, formando nuevas colonias.

Al respecto el presidente del Comité Municipal de la colonia La Presa II, Ignacio Sánchez Bustos dijo que para que el vaso regulador del bordo pueda ser saneado, se necesita realizar un reordenamiento urbano para dejar libre esa zona de asentamientos humanos y que en temporada nuevamente se pueda aprovechar el caudal que baja de la sierra en temporada de lluvias y que beneficiaba a unas 5 mil familias.

Por fugas también se pierde el agua

El director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Zihuatanejo (CAPAZ), Luis Fernando Salas Reyes señaló que por fugas, el organismo pierde el 35 por ciento de la producción, es decir que se va al subsuelo o se evaporiza.

Las lluvias también afectan y este año se implementó la estrategia de formar diques en el río de Ixtapa para retener el agua y alimentar por más tiempo los mantos freáticos de donde se sustrae el líquido para abastecer a la población.

Habitantes han evidenciado a través de fotografías que hay fugas que se reportan y duran semanas en repararse.

De acuerdo con los denunciantes, una fuga tardó en ser reparada dos meses y a las pocas horas, volvió a derramar el líquido. La fuga se encuentra sobre la acera frente a la empresa Fester, en una de las escaleras que conduce a la parte baja del edificio y que difícilmente se observa desde la calle. Las únicas acciones que ha establecido el departamento de la Cultura del Agua de la CAPAZ son brigadas en escuelas en la que se preparan a los menores como Guardianes del Agua, quienes hacen conciencia en los adultos para disminuir la contaminación y derroche del agua