CHILPANCINGO, Gro., 5 de junio de 2017.- El vicefiscal de Investigación de la Fiscalía General del Estado (FGE), José Antonio Bonilla Uribe indicó que dentro de la carpeta de investigación de la muerte del dirigente de Morena en Tixtla, Eduardo Catarino Dircio no se encuentra la versión de familiares sobre que policías le sembraron el arma.

En conferencia de prensa en Casa Guerrero, Bonilla Uribe aclaró que ningún policía estatal utiliza armas AK-47, como la que apareció a un costado del cuerpo del abogado y que los presuntos delincuentes se brincaron hacia la casa del profesor y fue ahí donde murió a causa de los disparos al quedar en medio del fuego cruzado.

Asimismo indicó que la familia en todo momento se negó a que el cuerpo fuera enviado al Servicio Médico Forense (Semefo) para que se le practicaran los estudios de ley.

Explicó que la balacera inició luego de los hombres que balearon a dos jóvenes en un sitio de urvans en Chilpancingo, huyeron rumbo a Tixtla, desatándose un enfrentamiento con los agentes, y que incluso se detonó una granada de fragmentación.

Finalmente dijo, que hay dos detenidos por estos hechos.