CIUDAD DE MÉXICO, 20 de abril de 2019.-  Concebida en ocasiones como una profesión de segunda, la educación inicial enfrenta un panorama gris debido a la falta de capacitación de quienes la ejercen, muchas veces con preparación técnica.

De acuerdo con Fernando Salinas-Quiroz, doctor en Psicología por la UNAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores,  aunque el preescolar es considerado obligatorio, lo que pasa con la educación inicial no está debidamente regulado y queda a cargo de instituciones de asistencia social; entonces se concibe este servicio como algo de segunda.

En el Día de la Educadora, que se festeja el 21 de abril, el especialista resaltó que la educación inicial se ve como una profesión feminizada, por lo tanto es intrascendente cuánto ganan quienes se dedican a ella.

“Las educadoras están presentes con el objetivo de formar a los niños, pues son lo más importante; pero si son tan importantes, ¿por qué invertimos tan poco en ellos?”, cuestionó.

Con bajos salarios, falta de reconocimiento y la posibilidad de eliminar el programa de Estancias Infantiles, las educadoras iniciales en México (guarderías, estancias infantiles y jardín de niños) enfrentan un panorama muy gris.

Los niños no son el futuro del país, sino su presente, y las educadoras son su primer contacto con el sistema educativo; aun así, la remuneración por su labor es muy baja, y no siempre tienen una capacitación adecuada, indicó Fernando Salinas-Quiroz.

Salinas Quiroz resaltó que la calidad de la relación educador-niño es trascendente para el desarrollo de los pequeños.

Más información en Quadratín México.