CIUDAD DE MÉXICO, 18 de mayo de 2021.- En una carta dirigida al mandatario Andrés Manuel López Obrador, el excandidato a la Presidencia Diego Fernández de Cevallos señaló que “comprendo que no quiera enfrentarme, cara a cara, en Palacio Nacional. Sin embargo, no corresponde ‘al presidente de todos los mexicanos’ imputarme desde su púlpito imperial un delito de ahora y otro de hace 20 años (que no cometí) y negarse a exhibir las pruebas que dice tener en mi contra”.

El Presidente de México señaló a Fernández de Cevallos de recibir miles de millones de pesos siendo abogado de Jugos Del Valle durante el gobierno de Vicente Fox y el mismo Jefe Diego dice que lo liga a un grupo opositor.

Añadió que le que sea su costumbre ese pérfido proceder (difamar a todo el que no se somete a sus designios) solamente agrava su felonía. “Comete un error si supone que ya escapó de mi reclamo por el hecho de formularme torpemente unas preguntas, proyectando la penosa imagen de de tinterillo cantamañanas”.

Subrayó que si López Obrador fuera un hombre de honor, su acusación pública estaría ya acompañada de pruebas que la sustenten. “Como no es el caso, le exijo presentar ante la Fiscalía General de la República la denuncia correspondiente, para que se integre la carpeta de investigación y se resuelva lo que en Derecho proceda”.  

Destacó que lo que le interesa a los ciudadanos es saber quién es el delincuente: el Presidente o él: “como es de esperarse que no lo haga –pues está sobradamente probado que es usted un difamador cobarde, y que diariamente hace barullos para distraer al ‘Pueblo bueno’ (cada vez más pobre) y evitar rendirle cuentas de los destrozos que comete en el país– le advierto: si no satisface pronto mi exigencia, la denuncia de hechos la presentaré yo”.