Supera MMA en encuestas y Evelyn Batalla

EN ENERO, cuando apenas se iniciaban los escarceos y no se veía muy viable la integración de una alianza entre el PRI y el PRD, nadie podía anticipar que no sólo se concretaría, y mucho menos quea estas alturas, casi a la mitad de mayo, se daría el actual escenario en el que el candidato a la gubernatura, Mario Moreno Arcos, tiene muy amplias posibilidades de triunfo.

Esto se ha logrado porque el exalcalde capitalino tiene una reconocida buena imagen en todo el estado y porque, por más que le lluevan difamaciones e infundios, cuenta con una trayectoria limpia que desde hace años ha estado bajo el escrutinio público.

También, buena parte del éxito se ha podido alcanzar porque tantolas dirigencias, como los grupos y la militancia tanto del PRD como del PRI, dejaron de lado sectarismos, negociaronarduamente, cerraron filas y concretaronVa por Guerrero, lo que no dudo también se reflejará en las diputaciones y las alcaldías que estarán en juego el 6 de junio.

Esto no lo digo yo, ni me lo invento. La encuesta del 11 de mayo recientemente difundida por la empresa MassiveCaller, así lo consigna. Según la medición, a la pregunta “¿por cuál candidato votaría?”, el 39.6 por ciento de los encuestados contestó que, por Mario Moreno Arcos, en tanto que,en favor de Evelyn Salgado Pineda, lo haría el 38.2 por ciento.

Mientras que a la pregunta de “¿por cuál de los siguientes candidatos nunca votaría?”, la diferencia es abrumadora, pues el 40.3 por ciento no lo haría por Evelyn, mientras el 16.5 por ciento no lo haría por Mario. La encuesta íntegra se puede consultar en la página de internet de MassiveCaller.


POR EL contrario, donde han transitadopor mil y una complicaciones, es en Morena. No sé si por novatez, torpeza, conflictos internos o desconocimiento, primero hubo guerra intestina para nominar a Félix Salgado Macedonio, después por una absurda omisión, INE y Trifele cancelan la candidatura y luego se volvieron a confrontarinternamente para terminar sustituyéndolo por su hija.

No obstante, en la última semana han podido relanzar la campaña ahora con Evelyn Salgado como candidata, aunque es obvio que lo que siguen vendiendo es la imagen de su padre, que la acompaña en todos los eventos y no deja de hacer lo que tanto le gusta, hablar para repetir lo mismo.

Por supuesto que Morena sigue siendo competitivo, aunque a estas alturas ya no creo que esté en posibilidades de alcanzar un triunfo arrollador. Veremos cómo se comporta la candidata, quien ha dicho y repetido que no es una Juanita, pero para que realmente se le crea, tendrá que deslindarse de su padre, lo que se ve bastante remoto.

Entre tanto, ya anunció que no acudirá al segundo debate organizado por el IEPC, lo que manda un muy mal mensaje, porque pretende gobernar el estado y rehúye confrontar ideas, propuestas y proyectos. Muy mal.

LA ACTUAL administración estatal está entrando en la recta final, luego de que estos dos últimos años han sido de permanente desafío.

La pandemia y todas sus implicaciones, la crisis económica y sus obvias consecuencias presupuestales y la inevitable confrontación políticaque supone la elección más grande de la historia, noobstante, no han significado una crisis de gobernabilidad.

Con la capacidad, templanza y determinación de Héctor Astudillo Flores, el estado va y va bien. Las instituciones funcionan, los problemas se atienden, la economía repunta, hay gobernanza, pues.

En el equipo de primer nivel que acompaña al ejecutivo hay quienes destacan, entre ellos el titular de Salud, Carlos de la Peña Pintos, quien con la experiencia de ocupar por segunda ocasión ese cargo, ha desarrollado una labor fundamental para que ese complicado sector no sólo opere bien, sino para actuar con eficacia contra la pandemia.

El destacado gastroenterólogo ha tenido participación diaria, sin excepciones, durante más de un año, en cada uno de los reportes cotidianos que se emiten sobre el comportamiento pandémico y ha sido pieza muy importante para su control, a tal grado que por ello estamos en semáforo amarillo y la vacunación avanza.

FINALMENTE, el diputado local con licencia Jorge Salgado Parra abandonó las filas del PRI y se sumó a Morena. Se trató seguramente de una decisión muy meditada, de quien se ha distinguido por mantener un trabajo permanente en la capital.

Jorge ha sido muy discreto sobre sus motivaciones, que desde luego son muy respetables, pero es obvio que tienen relación con el muy atropellado y complicado proceso de nominación de candidatura a la alcaldía de Chilpancingo por la alianza Va por Guerrero.

Enrarecida por factores externos e internos, por el convenio de coalición, por el estira y afloja entre los dos partidos para definir Acapulco y Chilpancingo, la nominación se definió al cuarto para las doce para el PRD, que batalló también para tomar la decisión final, cuando era obvio que el candidato natural era Salgado Parra.

Habrá que ver qué sucede la noche del seis de junio. Ni hablar.