Ciudad de México, 10 de junio del 2021.- Para Mario Moreno Arcos la elección de Guerrero estuvo marcada por la intromisión desde Palacio Nacional, tras señalar que defenderá los votos de las y los guerrerenses a su favor.

De acuerdo con un boletín, el candidato a gobernador de la alianza PRI-PRD explicó que en su caso, compitió contra tres personajes de Morena, uno de ellos que despacha desde Palacio Nacional, en referencia directa al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador..

Entrevistado esta tarde en distintos espacios de radio y televisión, Moreno Arcos descartó estar vencido al asegurar que cuenta con elementos que prueban las irregularidades en más del 50 por ciento de las casillas y el importante respaldo ciudadano que tuvo en las urnas,  por ello exige el recuento de votos.

Luego de insistir en la renuncia de los consejeros electorales del IEPC Guerrero y de probarse la intromisión de morenistas, hasta la nulidad de la elección, pues son múltiples las inconsistencias que han salido a la luz, tras la apertura de paquetes, que le dan la razón: “más del 50 por ciento de las casillas con inconsistencias”.

A pregunta expresa de la periodista Azucena Uresti, de reconocer el triunfo de su adversaria, Mario Moreno respondió que lo hará solamente que esa diferencia de votos fuera contundente y legal “con pocos puntos, los que permite la ley con margen de error, vamos a judicializar la elección”, pero si ese triunfo que dice el IEPC fuera contundente, “yo la reconoceré, en tanto, no”, asestó.

En su opinión, la opacidad con que se condujeron los Consejeros del IEPC en la entidad, obliga a pedir su renuncia, pues trastocaron la confianza que se les otorgó y se evidenciaron como  un “órgano electoral amafiado seguramente con el candidato Morena”, infirió.

Cuestionó  la precipitada validación del Instituto Electoral, cuando los resultados dados a conocer en el PREP, que por cierto falló, eran mínimos y con “problemas” de luz e internet, “algo verdaderamente increíble”, recalcó.