ACAPULCO, Gro., 19 de mayo de 2019.- La actual administración estatal se ha caracterizado por regresar la gobernabilidad y confianza, afirmó   el secretario de Fomento y Desarrollo Económico del Estado (Sefodeco), Álvaro Burgos Barrera, al presidir la ceremonia oficial y el desfile cívico, por el 252 Aniversario del Natalicio del coronel Valerio Trujano, en el municipio de Tepecuacuilco.

Acompañado del presidente municipal, Ignacio Ocampo Zavaleta, el titular de Sefodeco,  ratificó el compromiso del ejecutivo estatal con la población de este municipio, como lo demuestran la realización de importantes obras de infraestructura física y social, así como la construcción, mejoramiento y rehabilitación de espacios deportivos, comunitarios y escolares, además de agua potable, drenaje, saneamiento y caminos rurales, por mencionar algunos.

De acuerdo con un boletín, Burgos Barrera, señaló que ésta administración se ha caracterizado por el regreso de la gobernabilidad, generando confianza y certidumbre, prueba de ello, son las inversiones que se han atraído y conservado en el sector minero y agroindustrial, lo que ha permitido abrir una nueva brecha hacia la diversificación de la economía y el apalancamiento de nuevos polos de desarrollo.

Precisó que “a la mitad del camino, Guerrero se ha posicionado como el estado con la menor tasa de desempleo y con destacados picos de crecimiento económico al cierre del 2018”.

Durante su mensaje, también describió pasajes de la vida del coronel Valerio Trujano, a quien se le reconoce como un hombre de origen humilde y sencillo en su modo de vivir, pero aún con sus limitaciones, presto a darlo todo por la libertad.

Valerio Trujano, nace 19 de mayo de 1767, en el rancho del Cerrito de Las Cabras, junto al meridional barrio de San Gabrielito, en el pueblo de Tepecoacuilco, hijo del señor Manuel Salvador, de origen indígena, y de la señora Ana María, de origen mestizo.

El coronel guerrerense fue un hombre de confianza del Generalísimo José María Morelos y Pavón, de quien fue amigo y lo conoció cuando ambos se desempeñaban como arrieros y a quien respetó cuando ya fue sacerdote. Sirvió, con su genio militar, cuando el Siervo de la Nación fue el máximo líder del Ejército Insurgente. Inicia su lucha en 1811, con recursos económicos propios, y una partida de tan sólo diecisiete hombres de Tepecoacuilco, haciendo la guerra al ejército virreinal en la región Norte de Guerrero.

Por último para reconocerle al coronel Valerio Trujano, su importante legado al estado de Guerrero, Álvaro Burgos Barrera y el presidente municipal, Ignacio Ocampo Zavaleta, el diputado local del Distrito 23, Héctor Ocampo Arcos, colocaron y montaron una guardia de honor.