ACAPULCO, Gro., 16 de agosto de 2016.- Dos videos en poder de Quadratín Guerrero muestran al dirigente del PRI de Apango, Pedro Ángel Salazar, y al síndico del Ayuntamiento de ese municipio, Benito Sánchez Ayala, en actos de saqueo y disturbios en el poblado.

En el primer video, que fue grabado el pasado 2 de agosto, se observa a los simpatizantes del ex alcalde Crisóforo Nava Barrios cuando roban de la escuela primaria Pablo L. Sidar, material para construcción como varillas, cemento, laminas y tinacos, así como costales con granos de maíz.

Al percatarse de que es videograbado, el dirigente del  tricolor en Apango se acerca y ofende con palabras obscenas, para luego lanzarle piedras y objetos de vidrio a quien lo grabó, quien presuntamente es seguidor de la alcaldesa Felicitas Muñiz.

Después de esto, el síndico Benito Sánchez Ayala, Crisóforo Nava Barrios, Pedro Ángel Salazar y Aureliano Palacios Celino se dirigieron al domicilio de quien los grabó y dispararon en contra de una camioneta Explorer color negro, propiedad de Felicitas Muñoz.

Según versiones, los seguidores de Nava Barrios entraron a la casa del que grabó el video y lo sacaron para llevárselo al plantón que mantenían en el Centro de Apango, y desde ese día no se sabe nada de él. Se rumora que lo tienen privado de su libertad y muy pocas veces le dan de comer.

El segundo video, grabado aproximadamente a las 22:00 horas del 30 de mayo, muestra a Benito Sánchez Ayala cuando roba fertilizante, que por seguridad se encontraba en una bodega en una casa particular.

En ese mismo video se observa a integrantes del plantón amenazar al dueño de la casa con meterse por la fuerza, donde claramente se escucha la discusión entre el propietario de dicho inmueble con Pedro Ángel Salazar y el síndico Benito Sánchez Ayala.

Producto de este altercado, un trabajador del Ayuntamiento de nombre Olivo, sale a confrontarse con un habitante de la comunidad de Tlamamacan, a quien se identifica como uno de los más activos del plantón. Posteriormente se hacen de palabras y antes de retirarse el grupo de opositores de la alcaldesa, Pedro Ángel Salazar reta a los golpes al propietario de la bodega.