CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo de 2020. — La enfermera Laura Estela García Méndez, adscrita al Hospital General Regional (HGR) número 110 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, está convencida de que todos tenemos una misión de vida, la suya es atender a los derechohabientes en sus momentos más difíciles y cantarles a un lado de la cama para amortiguar su dolor, más aun en tiempos del coronavirus.

“Somos un instrumento y la verdad, me siento muy feliz de poder cantarles, por medio de mi voz transmitirles lo que yo siento. Trato de hacerlo espiritualmente, siempre respetando (sus creencias), les pido permiso y por lo general lo que canto es una alabanza. No lo sé explicar, pero sé a quién y en qué momento debo hacerlo. Todos podemos necesitar ese apoyo, pero hay quienes más”, aseveró en un comunicado.

Laura no tiene estudios formales de canto, pero lo practica desde hace ocho años y no duda en alegrar las tardes en el hospital. Los efectos han sido positivos: las personas reducen sus miedos, así como sus estados de ansiedad y depresión, además de liberar emociones que los afectaban, en su opinión.

“He visto llorar a pacientes hombres como bebés y eso me enternece. Yo les consigo un teléfono para que puedan hablar con sus familiares y se piden perdón, es muy emocionante. Una vez una señora me dijo que no sabía orar. La tomé de las manos y sus ojos se empezaron a cerrar, se quedó tranquila”, compartió.

Sigue la nota aquí.