CIUDAD DE MÉXICO, 17 de octubre de 2016.- Los reveses y las restricciones al periodismo en América Latina enfrentados este año continúan siendo el problema más grave de la libertad de prensa: 20 periodistas asesinados hasta el momento, de los cuales 11 han sido muertos en México, denunció la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) durante su 72 Asamblea General realizada del 13 al 17 de octubre en la ciudad capital.

El recuento de la Comisión contra la Impunidad de la SIP, sólo por lo que toca a México, el número de periodistas asesinados desde 2000 es de 115, a los que suman 20 desaparecidos y casi 50 atentados contra medios en la última década.

Ante el titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Pierre Manigault, reclamó que la tragedia es todavía más frustrante, pues la mayoría de estos crímenes no han sido esclarecidos y aquellos responsables no han sido castigados.

Por consiguiente, se comparte la responsabilidad de garantizar que el mundo no permanezca abstraído a lo acontecido a estos colegas, pues sus asesinos deben ser presentados y puestos ante la justicia.

 

Periodistas asesinados en lo que va del año en México  

Los periodistas asesinados en México este año son Aurelio Campos de Puebla; Salvador Olmos García, Elpidio Ramos Zárate, Reinel Martínez Cerqueda y, Marcos Hernández Bautista de Oaxaca; Pedro Tamayo, Manuel Torres y Anabel Flores Salazar de Veracruz; Zamira Esther Bautista de Tamaulipas; Francisco Pacheco Beltrán de Guerrero y; Moisés Dagdug Lutzow, de Tabasco.

Manigault manifestó que la presencia de la SIP en la Ciudad de México pueda constituir “un apoyo y un sentido de solidaridad para aquellas familias y colegas que deben saber que no nos hemos olvidado de esos valientes periodistas, ni vamos a descansar hasta que se haya hecho justicia.”

Ante estos casos impunes de periodistas asesinados en México, reprochó el hecho de que la SIP ha sometido algunos de estos casos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, sin embargo, no han recibido una respuesta adecuada de los estados o del Gobierno federal para resolverlos, continúan impunes y sin ser procesados.

Hizo hincapié en los casos de Héctor Félix Miranda, Víctor Manuel Oropeza, Alfredo Jiménez Mota, Francisco Ortiz Franco y Benjamín Flores González, cuyos nombres se han ido añadiendo.

Sigue la nota en Quadratín México.