ACAPULCO, Gro., 13 de noviembre de 2019.- El ex presidente del puerto, Evodio Velázquez Aguirre, presentó por escrito en la oficialía de partes de la Contraloría municipal su respuesta a las observaciones hechas al último año de su administración por el quebranto financiero por 170 millones de pesos, y le dio un poder a un abogado para que asistiera a la comparecencia en su lugar.

Sin embargo, el contralor municipal Francisco Torres Valdez, lo rechazó, pues no le habían acreditado la personalidad al defensor y no estaba incluido en la promoción presentada por el ex edil para que lo representara; además recalcó que a este tipo de procedimientos se debe de presentar el citado.

De acuerdo con el diario El Sur, Velázquez Aguirre no acudió a la primera comparecencia programada para el pasado 22 de octubre, a la cual fue convocado por las irregularidades encontradas en el ayuntamiento y la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA).

El martes al mediodía, el ex alcalde se presentó a las oficinas de la Contraloría y entregó por escrito su respuesta, con lo que aseguró que daba la cara, y acusó al contralor de “hacer una persecución política” en su contra.

“Al contralor le pagan para hoy defender los intereses del gobierno en turno, eso es malo, que se convierta en juzgador, él es fiscal, no juez”, apuntó.

Aseguró que se violó su derecho de presunción de inocencia, así como el debido proceso. También cuestionó por qué no se citó al resto de los integrantes del Consejo de Administración de CAPAMA, si él no administraba la paramunicipal ni firmaba cheques.

El perredista señaló a la alcaldesa Adela Román Ocampo de ser quien ordenó que se le involucrara en las observaciones, afirmando que el citatorio “tiene tintes políticos que están mandatándose desde el parque Papagayo, la Presidencia, para usarlo como “cortina de humo” ante la falta de respuesta a los problemas del puerto.

Ante esto, pidió “que pare esta cacería, el show mediático”, cuya finalidad, acusó, es dañar su imagen.