ACAPULCO, Gro., 13 de marzo de 2019.- Julio César López Patolzin, alumno de la normal de Ayotzinapa y uno de los 43 jóvenes desaparecidos en los hechos trágicos de Iguala de 2014, estuvo en activo en el Ejército y desde la normal hacia trabajos de inteligencia para las Fuerzas Armadas.

El periodista Humberto Padgett presentó en el noticiero de Ciro Gómez Leyva en Grupo Fórmula, dos videos, uno de ellos del 29 de septiembre de 2014, tres días después de los hechos, donde se observó a Joaquina Patolzin de la Cruz, madre del estudiante, recibiendo de manos del entonces comandante del 50 Batallón de Infantería de Chilpancingo, Gregorio Espinoza Toledo un sobre con más de 5 mil pesos, correspondiente a la quincena de Julio César.

Minutos después, le dio otro sobre con mil 500 pesos, y la hizo firmar un documento como muestra de que recibió el dinero. Según dijo Padgett, López Patolzin, hijo de campesinos, tenía un año activo en el Ejército y pasaba sus reportes por la tarde a la Mesa de Inteligencia del 50 Batallón, mediante la utilización de un iPhone. “Era un infiltrado de Ayotzinapa”, dijo.

Incluso, informó que habría actividades el 26 de septiembre sobre la búsqueda de camiones para trasladarse a Ciudad de México, como tenían previsto los estudiantes, antes de los hechos trágicos.

En otro video, captado aproximadamente un mes después, se observó a un médico militar que tomó muestras de sangre a Joaquina, para ver si coincidía el ADN con los restos óseos encontrados en el basurero, a orilla del río San Juan de Cocula; de ello, la PGR dijo que pertenecían a Alexander Mora Venancio.