MORELIA, Mich., 25 de abril de 2019. – ¡Es Gera el que se metió a la casa, es tu papá Christian! Gritaba David Otlica Avilés pidiendo ayuda, mientras que el suegro le apuntaba con la pistola y su compinche lo sostenía por el cuello.

Estos fueron los últimos momentos en que fue visto con vida por su esposa Christian Ambriz, porque al verse expuesta, supuestamente, salió de la casa a buscar ayuda, dejando atrás la desgarradora escena de un esposo luchando por su vida y a su padrastro reclamando un dinero que aparentemente el alcalde de Nahuatzen tenía a su resguardo en su domicilio.

No obstante, por la escena que podría parecer verosímil, la Fiscalía tiene uno de los casos más complejos de los últimos años, porque son inconsistentes las declaraciones de la mujer de David y de la propia suegra, además de que existían amenazas en contra del alcalde de las que su pareja y su padrastro estaban al tanto.

La nota en Quadratín Michoacán.