ACAPULCO, Gro., 2 de febrero de 2014.- Tras advertir que está latente el riesgo de que los grupos de autodefensa puedan expandirse en la entidad, el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, estimó que de ello se generarían repercusiones negativas tanto para los mismos policías como para la sociedad civil.

En conferencia de prensa al término de la misa dominical, el prelado católico señaló que el crecimiento de las autodefensas afectara al estado de derecho y eso “sería lo más lamentable”.

Garfias Merlos consideró urgente que el gobierno de la entidad retome las pláticas  con los grupos de autodefensa que se han expandido en nueve comunidades en la de Chilpancingo, podría orillarse a la población que padece una crisis de inseguridad a que se sumen a la resistencia civil contra la delincuencia.

Estimó necesario que se garantice la reglamentación de estos grupos, ya que a pesar de que fue promulgada la Ley 201 para conformar la Policía Rural, la iniciativa aprobada en Noviembre del 2013 no contemple a todas las organizaciones que decidieron levantarse en armas debido a la violencia e inseguridad que afecta a varios municipios.