CHILPANCINGO, Gro., 11 de agosto de 2019.- El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que espera que la elección interna del PRI que se desarrolla este domingo, sea un punto de partida para el relanzamiento de ese instituto político, y que sirva para volver a convocar a la militancia y aspirar a tener un partido que participe en las elecciones futuras.

En declaraciones tras emitir su voto en la sede del Comité Directivo Estatal, el gobernador consideró que el proceso de renovación de la dirigencia nacional se da en un momento delicado del PRI, pues los padrones actuales son muy bajos, sin embargo esperó que se tomen en sentido positivo.

Asimismo expresó su reconocimiento a los ex presidentes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) René Juárez Cisneros y Claudia Ruiz Massieu, porque estuvieron en momentos muy complicados para el PRI.

“Los momentos de cuando los resultados son adversos son tiempos muy difíciles, la militancia se convulsiona y es muy difícil encontrar caminos para sumar a todos, pero este ejercicio debe servir también para eso, para volver a convocar, para volver a sumar, y para aspirar a tener un partido que pueda seguir participando en elecciones en un futuro”, expresó.

Con respecto a si el PRI tendrá tiempo para consolidarse antes de 2021, el gobernador consideró que es buen tiempo y evocó a Jesús Reyes Heroles a quien atribuyó la frase: “Lo que hoy es débil mañana será fuerte y lo que hoy es fuerte mañana puede ser débil”, y dijo que él lo ha vivido de esa manera.

“Las cosas cambian, las circunstancias cambian, no voy a ser yo quien diga qué va a pasar en dos años, lo único que les puedo decir es que yo soy testigo personal de que las cosas cambian, hoy puede haber derrotas, mañana puede haber nuevamente victorias”, puntualizó.

De las acusaciones hechas por la candidata al CEN Ivonne Ortega, en torno a que existe cargada a favor de Alejandro Moreno, Astudillo Flores aseveró que son cuestiones que normalmente se dan y seguirán en los procesos internos.

“Que cada quien vote libremente y eso es lo más importante, que no exista un acto de violencia, que nadie se esté llevando a la gente para un lado, que los obliguen a hacer algo, yo creo que cada quien está haciendo lo que considera conveniente hacer y eso es lo más importante, lo que ven los ojos de muchos”, expresó.

El gobernador reconoció ser amigo de Alejandro Moreno y Carolina Viggiano, y en ese sentido dijo que la mayoría de los gobernadores tomó una decisión, pero con cuidado.

“Nosotros no estamos ni lastimando a nadie, ni confrontando a nadie, ni avasallando a nadie, sencillamente fue una decisión que se tomó pero es una decisión que también se ha cuidado, y mucho se ha cuidado”, abundó.
De manera general informó que el proceso interno del PRI se desarrolla en Guerrero sin mayores problemas.

Astudillo Flores acudió a votar acompañado por su esposa, Mercedes Calvo; el dirigente del Comité Estatal del PRI, Esteban Albarrán; el delegado del Comité Nacional, Marco Antonio Olvera; el senador Manuel Añorve Baños; el coordinador del PRI en el Congreso del Estado, Héctor Apreza Patrón, entre otros actores de ese partido.