CIUDAD DE MÉXICO, 31 de octubre de 2018.- Más allá de relatos periodísticos de la llamada Estafa Maestra, la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga, refutó que para acusar se necesitan pruebas y la dependencia a su cargo ni la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) contrataron a ninguna empresa fantasma.

“Quisiera una sola línea, ya no una prueba, de la Auditoría en donde se diga que fueron Sedesol y Sedatu las que contrataron empresas fantasmas”, se escudó en defensa contra los supuestos desvíos de recursos y entrega de millones de pesos que fueron a parar en domicilios de Polanco.

La titular de la Sedatu refutó que las investigaciones por desvío de recursos hablan de muchas dependencias, pero se le puso un nombre y un rostro: el de una mujer.

La nota aquí.