ACAPULCO, Gro., 22 de septiembre de 2020.- El gobernador Héctor Astudillo Flores señaló que su gobierno está del lado de la justicia y de la verdad, pero sin violencia.

A través de un comunicado, indicó que las acciones violentas de los normalistas de Ayotzinapa y de otras normales públicas del país a inmuebles de los Poderes Legislativo y Judicial, son posturas que no ayudan a resolver el conflicto ni contribuyen a encontrar la verdad ni la justicia que todos reclamamos.

Dijo que la quema de las instalaciones del Palacio de Justicia de Iguala y del Congreso del Estado en Chilpancingo por aproximadamente 600 normalistas, es injustificada porque sus exigencias encabezadas por los padres y los estudiantes han sido atendidas frecuentemente por el propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y el gobierno federal.

Abundó que en un ánimo de evitar mayores confrontaciones, el gobierno del estado, la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz y los diputados de la Junta de Coordinación Política del Congreso tomaron la decisión de no introducir a policías estatales ni a la Guardia Nacional.

Afirmó que ante los actos vandálicos como medida de presión al gobierno, su gobierno apuesta a transitar en una ruta de respeto a las instituciones.

Reconoció que la deuda con los jóvenes desaparecidos, sus familias, los estudiantes y toda la sociedad es histórica y se sigue buscando su esclarecimiento, pero también se pide una actitud responsable.

A seis años del caso Ayotzinapa, indicó, se necesita generar una ruta de entendimiento entre los distintos grupos sociales que evite la violencia y altere la tranquilidad social que tanto nos ha costado construir.

Dijo que debemos sumar esfuerzos para encontrar a los verdaderos responsables de esta tragedia, trabajar para dar justicia a las víctimas y desterrar la violencia que ha dañado a Guerrero a lo largo de la historia.