CIUDAD DE MÉXICO, 21 de octubre de 2018.- A la diestra de la imagen de Tonantzin Guadalupe, a espaldas de Juan Diego Cuauhtlatoatzin, sobre 18 escalones de mármol, las 20 falanges en fuga de Benjamín Paredes Aponte percuten precisos los cinco teclados con 60 piezas y 32 pedales, que activan las 10 mil 222 flautas del Órgano Monumental de la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

Aquí, Benjamín se convirtió en el primer alumno en ejercer un examen de grado universitario, en un sitio atípico para la academia. Así, con la opción de Notas al Programa, obtuvo el título de licenciado Músico-instrumentista en órgano por la Facultad de Música (FM) de la UNAM, que sustentó de manera escrita con una tesis de 135 páginas, en la que aborda y explica el marco teórico de su recital, compuesto por seis piezas de autores de los siglos XVII al XX.

De acuerdo a un comunicado de la máxima casa de estudios, fue la primera prueba de su tipo en la historia dentro del recinto mariano, justo el día que se conmemora el sincretismo cultural hispánico y mesoamericano (12 de octubre), y aniversario del segundo recinto de culto religioso más visitado en el mundo.

“Cualquier otro instrumento podríamos encontrarlo en una escuela, en una sala de conciertos, pero el órgano, desde que la Iglesia católica lo asumió como instrumento para acompañar las celebraciones litúrgicas, está presente en casi todos sus recintos”, explicó.

Más información aquí.