CIUDAD DE MÉXICO, 11 de septiembre de 2020.- La crisis por la extracción del agua que se registra en Chihuahua, es parte de los intereses de ciertos grupos que en su momento la entregaron a Estados Unidos y se creen “dueños del agua”.

Así lo manifestó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien exhibió en su conferencia matutina de este viernes a los funcionarios que han tenido en su administración el manejo del agua y que ha desatado protestas e incluso la toma de la presa La Boquilla, en el municipio de San Francisco de Conchos, con el fin de evitar que el gobierno federal siga extrayendo agua para pagar a Estados Unidos en apego al tratado internacional firmado en 1944.

“Los que se están manifestando (ex funcionarios) entregaron agua, Baeza que estuvo en la manifestación. Ahora aparecen como paladines de la soberanía y no hubo nunca ningún problema, por eso considero que es un asunto político”, dijo.

“Cuando se trata de lucro, de corrupción, eso los une, me gustaría que vieran, porque los distritos o el manejo del agua tiene que ver con las autoridades municipales, entonces se sienten los dueños del agua”, expresó en Palacio Nacional.

Sobre este tratado —origen de las protestas de agricultores en Chihuahua—, Blanca Jiménez, directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) señaló que el tratado con EU para repartir el agua del río Bravo y Río colorado se firmó en 1944 y es benéfico para México, pues recibimos 4 veces más agua de la que aporta.

Informó que el tratado de 1944 que confrontó a agricultores y agentes de la Guardia Nacional es porque el agua del Río Colorado es de México y de Estados Unidos; ambos países deben entregar metros cúbicos de líquido.

La nota completa en Quadratín México.