ACAPULCO, Gro., 31 de marzo de 2019.- El arzobispo Leopoldo González González lamentó los hechos de violencia que dejaron como saldo cuatro presuntos extorsionadores abatidos dentro de un taxi este sábado, sobre la carretera federal Y Griega-Las Cruces.

Manifestó su solidaridad a las familias que perdieron a un ser querido: “comparto su tristeza, el dolor de un hijo es muy grande, por eso los papás sufren, sobre todo las mamás. Mi cercanía con ellos. El que algunos jóvenes estén dentro de actos que dañan a otros, hay que hacernos recapacitar, fuertemente hacia nosotros, que somos la generación mayor. ¿Dónde estuvo el quiebre para no poderles transmitir los valores con los que fuimos formados, de respeto, de honestidad?”, cuestionó González González.

Hizo un llamado a la conversión a quienes generan el mal y convocó a educar con valores. “La crueldad no es algo en lo que una persona pueda enorgullecerse, es signo de inhumanidad”, expresó.

A las autoridades les pidió que todo asesinato sea investigado y haya justicia. “Que el paso del tiempo o la imposibilidad circunstancial de que los familiares presionen el proceso no sean excusas para dejar la situación en impunidad”, sostuvo y señaló que la educación es la opción para evitar los hechos delictivos.

De la desaparición durante tres días del fundador de la CRAC, Gonzalo Molina, el prelado católico celebró su reaparición con vida y consideró conveniente que se informe a la población el seguimiento a la investigación del caso.

Aplaudió la realización de la 44 edición del Tianguis Turístico e indicó que la belleza y la hospitalidad de las familias anfitrionas que prestan servicios turísticos se mantienen, además convocó a cuidar el medio ambiente y conservar las playas.