ACAPULCO, Gro., 21 de octubre de 2018.- El arzobispo Leopoldo González González dijo sentir dolor e indignación por los feminicidios de la maestra Itzel Vega Radilla y la oftalmóloga Reyna Valenzo Pérez, por lo cual llamó a los autoridades a que se llegue a la verdad y se actúe en justicia, para que estos casos no queden impunes.

Durante su conferencia dominical en la Catedral Nuestra Señora de la Soledad, el prelado católico insistió en su llamado a la conversión, y a las autoridades a devolver la confianza para que la ciudadanía pueda denunciar los delitos de extorsión, amenazas y secuestros.

“Es fundamental que en todo asesinato se investigue y se llegue a la verdad y se actúe en justicia, que no se deje en impunidad, un asesinato que es un grave daño no sólo para la familia sino para la sociedad, poner otras agravantes cuando el crimen se comete contra una maestra, una médica, un periodista, se deben poner penas mayores que se deben de aplicar”, expresó.

Sobre las declaraciones del obispo de la Arquidiócesis de Chilpancingo- Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien dijo que las mujeres asesinadas no estaban precisamente en misa, Leopoldo González rechazó que hayan sido con el ánimo de ofender y por su parte dijo condenar enérgicamente todos los feminicidios, pues consideró que algunos tienen como raíz el machismo presente en muchos hogares y cultura.

También expresó que “actualmente más mujeres están más expuestas a ser víctimas de violencia, porque son muchas más las que ahora desarrollan su trabajo y su desempeño profesional fuera de casa, muchas se desenvuelven en ambientes o en actividades de mayor riesgo”.

Por otra parte, durante su comunicado indicó que se debe de cuidar la vida humana desde la fecundación, por lo cual expresó su rechazo al aborto. “Desde la fecundación hasta la vejez somos el mismo individuo que se va desarrollando mientras la muerte no interrumpa nuestro desarrollo, tratar al otro como queramos ser tratado empieza desde la fecundación”, afirmó.

Del éxodo de más de 4 mil 500 hondureños, Leopoldo González consideró que era por las políticas inequitativas e injustas de la economía que nos rigen y que por tal motivo no hay por qué criminalizarlos.