ACAPULCO, Gro., 6 de marzo de 2020.- Diputados locales exhortaron a los municipios del estado para que, en cumplimiento de la Ley, en coordinación con los gobiernos estatal y federal, establezcan los mecanismos de planificación y programación del manejo de fuego y protección de los recursos forestales, y que a la brevedad conformen sus brigadas debidamente equipadas y capacitadas en la vigilancia, prevención y combate de incendios que puedan originarse en sus demarcaciones territoriales.

De acuerdo con un boletín, lo anterior mediante un acuerdo parlamentario propuesto por los diputados del Partido Verde Ecologista de México, Eunice Monzón García y Manuel Quiñónez Cortés, quienes señalan que la Comisión Nacional del Agua pronosticó que para este mes algunos estados, entre ellos Guerrero, tienen probabilidad de disminución en las precipitaciones e incremento en las temperaturas por arriba de la media histórica, condiciones que aumentarán el riesgo de incendios forestales, incluso más agresivos que en el 2019.

Resaltaron que nueve de cada diez incendios forestales son causados por seres humanos, asociados la mayoría de las veces a la presencia de cultivos ilícitos, actividades tendientes al cambio de uso de suelo; sólo el 10 por ciento a fenómenos naturales, como descargas eléctricas, caídas de rayos o erupciones volcánicas.

Además, señalan que en el 2019 Guerrero ocupó el quinto lugar a nivel nacional entre los estados con mayor superficie afectada por incendios, con 43,633 hectáreas dañadas. Por esto el Congreso homologó las disposiciones de la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado a la Ley General de Desarrollo Forestal y a la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable del Estado de Guerrero, estableciendo la obligación de la autoridad municipal de atender el combate y control de incendios. Y en el caso de que los mismos superen su capacidad financiera y operativa de respuesta, acudirá a la instancia estatal correspondiente.

Manifestó que su partido coincide en que el éxito del manejo de los incendios forestales depende de la prevención efectiva, que sólo se puede lograr con la intervención oportuna de los municipios como primeros respondientes y una adecuada coordinación institucional entre las instancias estatales y federales, con recursos humanos debidamente capacitados y equipados en la detección, combate y control del fuego.