ACAPULCO, Gro., 8 de junio de 2020.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exigió a las autoridades de justicia de Estado de México, garantizar un proceso justo en el caso de la coordinadora del colectivo Zapata Vive, Kenia Inés Hernández Montalván.  

Esto, luego de que la activista guerrerense fue detenida la noche del sábado junto a tres adolescentes que la acompañaban en la caseta de cobro de la carretera Toluca-Valle de Bravo.

En un comunicado, el organismo dijo que se pudo constatar que Kenia se encuentra en el penal de Estado de México, mientras que los tres menores de edad que la acompañaban ya fueron liberados.

Reiteró la importancia del debido proceso en los procedimientos jurídicos que enfrenten las personas defensoras de derechos humanos, pues sólo así es posible evitar que las denuncias penales que ellos encaren, constituyan un instrumento para obstaculizar el trabajo que realizan.

Por lo anterior, exigió a las autoridades garantizar que sus acciones sean apegadas a derecho, respetuosas de sus prerrogativas esenciales y que se conceda, en el caso, el pleno ejercicio del derecho al debido proceso.

La CNDH indicó que estará atenta a la evolución del caso y de las acciones de las autoridades.

La Fiscalía de Estado de México informó que se cumplió una orden de aprehensión contra la activista “por su probable participación en el delito de robo con violencia”, por lo cual fue trasladada al penal de Ecatepec.

Autoridades de la Fiscalía dieron a conocer que “desde hace varios meses se inició un seguimiento a Kenia Inés y se pudo establecer que al parecer lideraba a un grupo de personas provenientes de Estado de México, quienes bloquearon la circulación de casetas de peaje en esa entidad y en territorio mexiquense; para permitir el paso exigían dinero a los automovilistas”.

Organismos defensores de derechos humanos habían emitido desde hace un día, una alerta urgente por la presunta detención arbitraria de la activista.

En el mismo sentido, la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG) llamó a las autoridades correspondientes para que se respete la integridad física y psicológica de la activista.

El ombusdman, Ramón Navarrete Magdaleno pidió actuar con responsabilidad, veracidad y objetividad, garantizando certeza jurídica y la integridad de la luchadora social.

Ofreció coadyuvar con la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de México con la vigilancia del pleno respeto a los derechos de la activista.

Desde 2019, Kenia Inés cuenta con el Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, quien operó su desplazamiento a raíz de la persecución política e intentos de actos de judicialización que vivió en Guerrero.