ACAPULCO, Gro., 23 de diciembre de 2013.- Sobrevivientes y familiares del derrumbe que sepultó más de media comunidad de La Pintada del municipio de Atoyac de Álvarez, exigieron a las autoridades encargadas de la Procuración de Justicia, agilizar la entrega de resultados de los exámenes de ADN que le practicaron a decenas de cadáveres para conocer si alguno de ellos es su pariente.

El representante de los deudos, Magdaleno Gómez Arroyo, pidió más sensibilidad y apoyo de parte del gobierno, para que apuren las pruebas a los cuerpos rescatados, que hasta ahora suman un total de 65, para conocer si fueron sus parientes.

Durante una conferencia de prensa, Gómez Arroyo dijo que con motivo del periodo vacacional el Ejército y otras instancias del gobierno, decidieron abandonar las tareas de excavación en busca de más personas sepultadas.

Quebrantados por las lágrimas de saber qué paso con los restos de sus familiares, algunos sobrevivientes, dijeron estar abandonados a su suerte.

La comunidad de La Pintada de Atoyac de Álvarez, fue sepultada tras el paso de la tormenta tropical Manuel, a mediados de septiembre pasado, donde más de medio poblado quedó bajo toneladas de tierra donde aún se encuentran desaparecidas varias personas.