ATOYAC, Gro., 22 de septiembre de 2021.- Al cumplirse cinco años de la desaparición y asesinato de la médica Adela Rivas Obé, familiares encabezados por su ex esposo Willibaldo Rojas Arellano y sus hijos Bolívar y Emiliano, rindieron un homenaje póstumo en el obelisco del guerrillero, Lucio Cabañas Barrientos en la explanada del Zócalo.

Durante el homenaje colocaron una ofrenda floral y además un dueto musical entonó corridos a Lucio Cabañas Barrientos y al comandante Genaro Vázquez Rojas.

En este acto exigieron justicia mediante una manta con la leyenda: “Dra. Adela Rivas Obé, a 5 años de tú partida seguimos extrañándote, nos haces falta mucho, tus hijos, familia y amigos”.

Por su parte, el presunto homicida Edgar Arturo “N”, quien era encargado de la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Petacalco, apeló a la sentencia condenatoria de 38 años de prisión que se le impuso.

Rivas Obé desapareció el 22 de septiembre de 2016 y su cuerpo fue localizado en una playa de Zihuatanejo y fue necesario hacerle estudios de genética forense para poder identificarla.

Al momento de su desaparición, la doctora se desempeñaba como directora de la micro región Costa Grande del IMSS, que abarca las unidades médicas de Papanoa, Petatlán, La Unión y Petacalco.

Una de las principales líneas de investigación retomada por las autoridades fue que la doctora Rivas Obé descubrió el robo de medicamento controlado, que fue reportado como “perdido” por la Delegación del IMSS. Luego de su asesinato por este presunto móvil, ha sido llamada “heroína de la honestidad”.