ACAPULCO, Gro., 11 de febrero de 2016.- Familiares de desaparecidos en Acapulco, unidos en el dolor y desesperados por saber qué paso con sus seres queridos conformaron la asociación civil Familias de Acapulco en Busca de sus Desaparecidos, para exigir a las autoridades judiciales resuelvan el paradero de víctimas de secuestro y privación ilegal de la libertad.

Ante la nula respuesta por parte de las autoridades en cuanto a los casos de secuestros, 21 familias se han unido en la asociación que hoy se mueve a través de redes sociales y correo electrónico, medios por los cuales convocan a quienes han sido víctimas de la privación de la libertad a que se unan y se fortalezcan unos a otros, como lo declaró la presidenta de la organización María Emma Mora Liberado.

En conferencia de prensa realizada en la calle Adolfo Ruiz Massieu en este puerto, algunos de los integrantes temerosos pero envalentonados por el dolor que atraviesan, en su mayoría de ellos desde hace más de dos, tres, cinco o más años, contaron sus historias y la necesidad de encontrar aunque sea muertos a sus familiares.

Manifestaron que a pesar de la infinidad de dispositivos que se implementan en Acapulco, diariamente (sin dar a conocer cifras) hay secuestros y muertes violentas que evidencian la ineficacia de los esfuerzos en materia de seguridad.

José Alberto Téllez Mora es un joven que lleva cuatro años cinco meses que fue secuestrado a los 14 años, cuando se dirigía a la escuela y a pesar de que sus padres pagaron el rescate a los tres meses de que fue separado de ello, es la fecha que no saben de su paradero, narraron los papás.

María Emma Mora indicó que la asociación de desaparecidos, ya pertenece a un movimiento nacional que tiene el mismo propósito y que al igual que como se ha hecho en otras partes del país, están dispuestos a buscar en fosas clandestinas, “para saber dónde están y se haga un padrón con los restos de los cuerpos que se encuentran y así quienes buscan a sus familiares puedan encontrarlos”, señaló.

Las víctimas de desapariciones están convocando a la sociedad a unirse y de ser posible denunciar de manera anónima, si tienen conocimiento de fosas clandestinas, para ir en busca de sus seres y por lo menos alcanzar la resignación de que realmente murieron y no siguen sufriendo.