ACAPULCO, Gro., 20 de octubre de 2020.- La detención por segunda ocasión de la activista guerrerense, Kenia Inés Hernández Montalván, detonó una protesta en el Palacio de Gobierno en Toluca, Estado de México.

A la par, la caseta de Tlalpan en Ciudad de México fue tomada, como manera de presión a las autoridades federales.

 Después de las 9:30 horas, decenas de compañeros de Kenia Inés, coordinadora del colectivo Zapata Vive, cerraron la calle de Lerdo, que derivó en la movilización de policías estatales.

Kenia Inés ingresó una vez más al penal de Santiaguito, Almoloya de Juárez, luego de que fue detenida el domingo y este día fue presentada a una audiencia.

En entrevista, el activista, Sergio Compa, denunció que Kenia Inés fue detenida arbitrariamente acusada de robo con violencia y extorsión delitos que -acusó- son fabricados por lo que piden su liberación.

 Defendió que antes de su segunda captura no violó ninguna medida cautelar que se le dictó en un primer proceso por robo con violencia.

El 6 de junio, la activista fue detenida por primera vez y para el 11 de dicho mes fue liberada, pero debía presentarse cada 15 días a firmar, abstenerse a protestar en casetas o acercarse a los que la denunciaron.

 Lo anterior luego de que la Fiscalía General de Justicia  (FGJEM) la acusó de dirigir un grupo que tomaba autopistas de cuota en Morelos y la entidad mexiquense.