ACAPULCO, Gro., 28 de abril de 2017.- El presidente municipal Evodio Velázquez Aguirre criticó que ante la situación de violencia que se vive en Guerrero, hace falta un nuevo pacto social que garantice la seguridad.

Sobre el ataque armado en una cancha de futbol en el puerto que gobierna, el perredista dijo que la investigación está en manos de la Fiscalía del Estado.

En entrevista, Velázquez Aguirre pidió garantías para la integridad física del alcalde de Teloloapan, Robell Urióstegui Patiño, quien tuvo que abandonar el municipio con su familia, resguardado por el Ejército, por amenazas de muerte del crimen organizado. Advirtió que en su carácter de dirigente nacional de los alcaldes del PRD estará muy atento de ello y no dejará de levantar la voz.

Dijo que ya ha dicho “hasta el cansancio” que Guerrero necesita un nuevo pacto político y social “para garantizar la seguridad y fortalecer las rutas que mermen la violencia”.

Llamó a construir “la parte que nos toca desde el gobierno, pero también desde una sociedad responsable, una iniciativa privada responsable y un pacto político, que permita que privilegiemos el diálogo y la unidad, más que estarnos agrediendo y estar construyendo una ruta de desencuentros”.

Por otra parte, el alcalde perredista aseveró que el Grupo de Coordinación Acapulco ya atiende el ataque armado en una cancha de futbol en la colonia Los Lirios, donde tres jóvenes fueron asesinados y dos más resultaron heridos, aunque expresó que el caso está manos de la Fiscalía General de Estado (FGE) y la llamó a que haga una pronta investigación.

El alcalde de Acapulco estuvo en las instalaciones de la Unidad Deportiva Vicente Suárez, ubicadas en la avenida Constituyentes, donde entregó recursos a personas con discapacidad, quienes mostraron su molestia por el retraso de tres horas que tuvo el edil porteño, ya que fueron citados a las 08:00 horas y el evento comenzó minutos después de las 11:00.