CIUDAD DE MÉXICO, 18 de marzo de 2017.- Con el nuevo modelo educativo, presentado el pasado 13 de marzo, la reforma educativa plantea retos para poner a los estudiantes de México al nivel de otras naciones, pero también representa un atractivo botín político para aquellos grupos impulsores de la ideología de género, capaz de desvincular de la realidad a cualquier alumno, advirtió la Arquidiócesis de México.

A través de su editorial Desde la fe, titulado Patología de género, la Iglesia católica señaló que los padres de familia deben evitar que en las aulas que se imponga una agenda transgénero que va contra el significado de la familia.

La nota aquí.