Sucesión 2021: atípica y cruenta  

Poco a poco van acomodándose las fichas, y también los actores que serán protagonistas del evento más esperado en Guerrero: La sucesión 2021, en el Poder Ejecutivo, la gubernatura.

Fluyen nombres de aspirantes en corrillos políticos; el tema es polémico, pero se torna interesante. Es cuestión de revisar detenidamente quiénes son  los que más se mencionan para la futura y cruenta contienda electoral.

A simple vista parecería que Morena “llevará mano” en la sucesión no sólo de Guerrero sino en el resto de las entidades, por el peso presidencial de AMLO, quien ya sufre notable desgaste por eventos trágicos de alto impacto como fueron la muerte de la gobernadora de Puebla, Erika Alonso y su esposo el senador Rafael Moreno Valle, entre otros.

Quiérase o no, AMLO ya tiene visible desgaste a menos de dos meses que asumió el poder. No puede con el crimen; ya le afecta la tragedia de Tlahuelilpan, Hidalgo, donde más de 90 personas -huachicoleros- murieron por la explosión e incendio de un ducto de gasolina, el viernes de la semana pasada.

Más allá del “fenómeno AMLO”, que arrasó en urnas el pasado año, ahora los candidatos a cargos de elección se valdrán por sí mismos; a no ser que el presidente AMLO, en el 2021 someta a consulta popular la revocación de su mandato.

Viejo zorro de la escuela política del PRI, AMLO seguramente incluirá su nombre en la papeleta para “arrastrar” a todos los candidatos de elección que se postulen por Morena, incluyendo el de gobernador de Guerrero. ¿Le alcanzará el efecto para ganar tal elección?

Para el 2021, Morena tendría una terna de pre candidatos para la gubernatura: Adela Román Ocampo, alcaldesa de Acapulco; Félix Salgado, senador y “Su Majestad” Amílcar I, (Pablo Amílcar Sandoval).

“Su Majestad” Amílcar I, desde ahora, pretende destruir no sólo a Félix y Adela, sino también al resto de sus competidores.

Pablo Amílcar, súper delegado federal, viene con todo: Su enfermiza y desmedida ambición por más poder (y dinero), no tienen límites. Hasta se parece al defenestrado dictador Nicolás Maduro, de Venezuela.

En el PRI, se mencionan a varios aspirantes para la futura y atropellada sucesión 2021: Manuel Añorve, Senador; Héctor Apreza, Coordinador de diputados del PRI; Mario Moreno Arcos, Secretario de Desarrollo Social, y posiblemente la lideresa nacional del tricolor, Claudia Ruiz Massieu.

El PRD, de momento no tiene ningún aspirante con posibilidades para la sucesión. Amador Campos, ex diputado local, hace poco declaró que “sin el PRD Morena no ganaría la gubernatura, o cualquier otro partido”.

El ex alcalde de Zihuatanejo, coloca al PRD como partido proclive a la prostitución política, y Amador con eso se convierte en  vulgar proxeneta que oferta placeres y favores de su partido a otros. Qué lamentable, que el PRD y ciertos líderes lleguen a eso.

El partido Movimiento Ciudadano tiene en Luis Walton Aburto como su única carta para la competencia electoral del 2021. El político y exitoso empresario tiene amplia hoja curricular: Senador de la República, ex alcalde de Acapulco y cercano al presidente AMLO.

Walton, fue el único guerrerense invitado a la comida luego que AMLO tomó protesta como presidente de México. -Qué tal!

Dentro de dos años y medio se llevarán a cabo elecciones en Guerrero para elegir: gobernador, diputados locales y federales y presidentes municipales.

De aquí a la fecha de la jornada electoral, tanto en Guerrero como en el resto del país ocurrirán muchas cosas; habrá eventos nada gratos y hasta funestos. Quienes creen tener la candidatura “amarrada”, se les puede caer. En política nada está escrito.

“Su majestad”, ignora llamados

La soberbia, arrogancia y el autoritarismo impiden a “Su Majestad” Amílcar I -Pablo Amílcar Sandoval- responder a los llamados para trabajar y coordinarse con funcionarios del gabinete estatal, como es el caso del Secretario de Desarrollo Social, Mario Moreno Arcos, quien espera transferir Pensión Guerrero al gobierno federal.

Desde hace 20 días el titular de Sedesol estatal, Moreno Arcos le solicitó por escrito a “Su Majestad” Amílcar I, una reunión para entregarle el padrón de beneficiados del programa Pensión Guerrero. Ni siquiera le responde.

Al delegado único federal, su crónica soberbia lo hace ver “pequeñitos” a los funcionarios del gabinete estatal; los minimiza y se da el lujo de no responderles llamadas telefónicas ni oficios. Se subió al tabique, anda en una nube, mareado de poder.

Poco a poco, se va gestando el repudio hacia “Su Majestad” Amílcar I, por sus formas de hacer política en Guerrero donde el presidente AMLO lo nombró delegado federal único, al perverso autor del abucheo contra el gobernador Héctor Astudillo, el pasado día 11 en Tlapa.

“Su Majestad” Amílcar I, aquí, no ha ganado ningún cargo de elección popular, ni siquiera una comisaría de rancho; la diputación plurinominal se la regaló Morena por gestión de su hermana Eréndira y su cuñado el gringo John Hackerman, quien le habla al oído a AMLO.

“Su Majestad” Amílcar I, pretende ver a los guerrerenses como sus vasallos, como es el caso de su esbirro y francotirador, Sergio Montes Carrillo, quien de ser simple “recortero” de periódicos -DGCS del gobierno priista de JFRM- ahora es lame botas de Sandoval Ballesteros… Punto.

[email protected]