PRD: desesperados, sin aceptación  

Cierto: El Partido de la Revolución Democrática (PRD) estuvo a punto de ganar la Presidencia de la República; ganó varias gubernaturas, senadurías, diputaciones federales y locales. El PRD se extingue, la racha ganadora llegó a su fin.

El PRD, en menos de tres décadas, se agotó, los agotaron sus diferentes tribus, sus rancios cacicazgos y ahora sufre casi el repudio de un gran segmento de la población; el PRD va en caída libre, pero esto no lo quieren entender sus líderes quienes se aferran al pasado y el poder les creó adicción como a los drogadictos los diversos narcóticos.

Sin embargo, líderes perredistas que en el pasado reciente lograron triunfos en urnas, no quieren darse cuenta que al PRD la sociedad ya no lo acepta; lo ven con desconfianza y en muchos casos con rechazo y hasta repudio. El PRD ya perdió atractivo y su plus que lo hacía rentable en términos electorales. Eso se acabó.

Empero, ciertas tribus del PRD y la camarilla de dirigentes que manejan al comité estatal realizaron un evento en Acapulco de respaldo al aspirante a la candidatura a gobernador, Carlos Reyes Torres, quien recibió apoyo del ex candidato -perdedor- a la alcaldía de Acapulco, Joaquín Badillo Escamilla, propietario de una empresa de seguridad, que tiene pésima fama de explotar a sus trabajadores.

Mal empieza quien se dice aspirante a la candidatura a la gubernatura, Reyes Torres, quien se hace acompañar de un ex candidato perdedor -Yacko Badillo- un “cartucho quemado”, más los jefes de algunas tribus que se identifican por su voracidad por cargos públicos y de elección.

Por si lo anterior no bastara, hace 48 horas hasta siete tribus del PRD que se hacen llamar “corrientes”, formaron un bloque para la elección de su candidato a gobernador. ¿Cuál es la prisa?

Las siete tribus conformaron un frente, según dijeron sus líderes, e hicieron sus cuentas alegres: El frente representa a 100 mil de 180 mil guerrerenses, “que son afiliados o refrendan su militancia”.  Esa es una burda mentira que nadie les cree.

Uno de los aspirantes a la candidatura a gobernador de ese bloque de tribus, es el defenestrado ex alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, acusado de perpetrar desvíos, saqueos y malversación por cantidades millonarias de la comuna del puerto. La alcaldesa Adela Román Ocampo ahora exige a las autoridades que se investigue a su antecesor.

Para rubricar al llamado “frente” de perredistas que ya destilan nostalgia por el poder, los integrantes se tomaron la fotografía del recuerdo donde posa con toda desfachatez el ex alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez junto con su esposa diputada Perla Edith Martínez; el diputado local Bernardo Ortega y el alcalde de Chilpancingo, Antonio Gaspar, a quienes “se llevaron al baile”. El PRD -júrelo- no volverá ganar nunca la alcaldía capitalina.

En el susodicho “frente democrático” que se conformó con siete clubes de cínicos perredistas, no aparece el ex diputado Sebastián de la Rosa ni tampoco otros liderazgos regionales. Ese frente es sólo para respaldar la ambición política del defenestrado ex edil del puerto, Evodio Velázquez, quien arrastra el pestilente estigma de la corrupción.

La semana pasada la alcaldesa de Acapulco acudió ante la Auditoría Superior del Estado (ASE) para solicitarle al titular Alfonso Damián Peralta, que informe sobre las cuentas públicas y adeudos que le heredó su antecesor Evodio Velázquez.

Envalentonado y cínico, el ex munícipe del puerto, dijo que si la alcaldesa de Acapulco Adela Román quiere saber algo de su cuenta pública que vayan juntos a la ASE para revisar la información.

Lo cierto es que mientras el ex alcalde de Acapulco, Velázquez no reciba ni publicite su carta de liberación por parte de la ASE, se le continuará exhibiendo en medios como corrupto que saqueó las arcas de la comuna del puerto y no transfirió las cuotas obrero-patronales al Issspegro, por monto superior a los 300 millones de pesos.

Y al otro aspirante a la candidatura a gobernador, Carlos Reyes Torres, también se le señala de utilizar las prerrogativas (dinero) que mes con mes recibe el PRD del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC).

Todo el comité estatal del PRD, que dirige el diputado Celestino Cesáreo Guzmán, actúa como una mafia; utilizan dinero de las prerrogativas para la muy adelantada precampaña del aspirante a la candidatura a gobernador Reyes Torres, tipo de mala fama, quien solamente es conocido en la costa grande, pero de manera negativa; en el resto del estado es un perfecto desconocido.

Al final de cuentas, todo el trabajo que hagan los desesperados equipos de pre campaña de los dos aspirantes a la candidatura a gobernador, de nada les servirá, simple y sencillamente porque el PRD, es de aquellos partidos que no sólo hartaron a la ciudadanía, sino que este (partido) va en caída libre, que ya tiene el rechazo y, en muchos casos, hasta el repudio. Todo lo que sube, baja.

El PRD ya se agotó y agotó a los electores. Y como producto ya no es comprable ni consumible en el mercado electoral; perdió todo su plus.

De eso, no se dan cuentas muchos de sus líderes, pero un gobernador “perredista” -Ángel Aguirre Rivero- utiliza al perredismo y a los perredistas (para sus aviesos fines), y éstos se dejan utilizar; hasta parecen perversos valores entendidos… Punto.

[email protected]