Guerrero violento: el morbo

La escalada de violencia en Guerrero con saldo de muertos, heridos y graves secuelas de por vida, son la noticia diaria que la opinión pública observa con mayor atención en medios informativos impresos y electrónicos. Es el morbo, en su máxima expresión. Qué triste y lamentable.

En los llamados “focos rojos” -Chilapa, San Miguel Totolapan, Acapulco, Chilpancingo, Costa Grande y otros puntos del estado- los grupos del crimen ya NO respetan códigos de honor; las ejecuciones son para hombres, mujeres y hasta menores de edad. Antes, no ocurría eso, había respeto.

En San Miguel Totolapan hubo ataques y contra a ataques entre autodefensas y miembros de la delincuencia organizada. Ese municipio vive el infierno, sus habitantes se convierten en autodefensas y hasta huyen de la delincuencia. Qué triste.

El saldo en el poblado de La Gavia fue de ocho muertos. Cinco de los fallecidos fueron apilados e incinerados; tres fueron detenidos…. ¿Venganza? ¿La Ley del Talión? ¿Qué está pasando allá?

La barbarie y el salvajismo se hicieron presentes en el poblado de La Gavia, de acuerdo con información del vocero de seguridad del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia.

Y en Chilapa continúa la cruenta guerra entre dos cárteles; el saldo es de decenas de muertos en lo que va del presente año, de acuerdo con datos del vocero de la organización “Siempre Vivos” José Díaz Navarro.

En Chilapa -remarca Díaz Navarro- el crimen asesina a niños sin piedad. “Los grupos criminales han escalado su crueldad y no distinguen género, edad ni sexo”. No se respetan códigos de honor; no existe  respeto para menores ni mujeres. El exterminio, por la supremacía entre cárteles.

A ciencia cierta, ni los especialistas en temas de narcotráfico pueden vaticinar cuándo cesará la violencia en Guerrero y el resto del país, sobre todo en entidades como Chihuahua, Tamaulipas, Sinaloa, Morelos, Puebla, Colima, Ciudad de México, Veracruz y Estado de México, entre otras.

Incluso, el nefasto presidente de Estados Unidos, Donald Trump destaca en su cuenta de Twitter que México fue -en el año 2016- el segundo país “más letal del mundo”.

El casi Hitler estadunidense recriminó que con 23 mil muertes, México fue el segundo país más letal, por delante de Irak, con 17 mil muertos, y luego Afganistán con 16 mil.

Lo que la opinión pública espera con urgencia es una  escalada de paz y concordia, donde los grupos criminales respeten códigos de honor; que Acapulco retorne a su vida nocturna de fiesta para recuperar la economía que se derrumba catastróficamente…Punto.

[email protected]