CIUDAD DE MÉXICO, 19 de noviembre de 2018.- México tiene una serie de asignaturas pendientes sobre la desaparición de personas que preocupan a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que implican rezagos, impunidad y altos índices de violencia que se reflejan en un foco rojo: las fosas clandestinas que se extienden por el país.

El Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas publicó este lunes los hallazgos sobre Japón, Portugal y México, donde las observaciones destacan la emergencia que significa el alto número de cadáveres que se encuentran a lo largo del territorio nacional y que duran años sin identificación.

Los hallazgos contienen algunos aspectos positivos en cómo los respectivos Estados están implementando la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, subrayando asuntos de preocupación, por lo que contienen recomendaciones.

Sin embargo, en el caso de México, si bien la ONU reconoce el diálogo, seguimiento de las recomendaciones y ciertos progresos legislativos, el Comité de la ONU rechaza que persisten las condiciones de las desapariciones forzadas, la impunidad en el país y la emergencia nacional por los miles de cuerpos sin identificar en las fosas clandestinas sin que el Gobierno federal, ni mucho menos estatales o municipales estén preparados para su adecuado manejo.

“El Comité lamenta profundamente que se mantiene una situación de desapariciones generalizadas en gran parte del territorio del Estado parte (México) y que imperen la impunidad y la revictimización”, refiere el documento de las Observaciones de seguimiento del Comité.

Más información aquí.