Mapastepec, Chiapas a 30 de agosto 2021.- Medio millar de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) Ejército Mexicano y Guardia Nacional (GN) por segunda ocasión, fracasaron en su intento de desmantelar la caravana de migrante que partió de Tapachula el pasado fin de semana, aunque lograron detener a poco más de un centenar de mujeres con niños y algunos hombres.

El primer operativo se registró cerca del poblado Sesecapa, a unos 10 kilómetros de este municipio; cuando decenas de agentes federales antimotines encapsularon a un grupo de hombres, mujeres y niños agotados y lastimados de sus pies luego de haber caminado unos 100 kilómetros desde hace tres días, bajo temperaturas de 40 grados.

Los migrantes arrojaron piedras al contingente de federales para evitar que se acercaran, mientras seguían avanzando a pasos acelerados y obstruyendo la carretera con piedras y troncos.

El primer grupo de hombres fueron violentamente sometidos por agentes migratorios apoyados por la Guardia Nacional y esposados con cintas pláticas. Mientras que las mujeres cansadas con sus hijos en brazos, imploraban a los agentes federales no ser detenidas y tratados como delincuentes, ya que sólo querían salir de Tapachula ante la saturación de extranjeros y la burocracia en la entrega de sus documentos de solicitudes de refugio.

El llanto de los niños visiblemente deshidratados no cesaba ante la imagen de sus padres que se resistían a ser detenidos por los agentes. Algunos hombres y mujeres se desmayaron al no resistir el cansancio de la caminata y la falta de agua y alimento.

Un par de kilómetros adelante, hubo un segundo intento de las fuerzas federales de detenerlos, pero la mayoría logró evadir el cerco de la Guardia Nacional que realizaron con sus escudos, huyendo por las plantaciones de mango.

Al llegar a la entrada del poblado, otro cerco de la Guardia Nacional, Instituto Nacional de Migración y Ejército Mexicano ya los esperaba, pero unos 200 migrantes lograron huir hacia el otro lado de la carretera y avanzaron a la cabecera municipal, donde pernoctarán.

Mientras que algunos migrantes fueron detenidos y subidos a los autobuses para ser llevados a la frontera con Guatemala, ubicado en el Ceibo, en Tabasco.

El sábado pasado, medio millar de migrantes de Haití, África, Cuba, Colombia, Venezuela, Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua partieron en caravana de Tapachula hacia los Estados Unidos.

Ese mismo día, efectivos de la Guardia Nacional, Ejército Mexicano y el Instituto Nacional de Migración intentaron detenerlos de forma violenta, golpeando a los migrantes, algunos en la cabeza.

Este lunes, una segunda caravana integrada por unos 400 migrantes de Haití, Cuba, Venezuela y Centroamericanos, en su mayoría mujeres con niños, salió por la mañana de Tapachula y esta noche pernoctan en la cabecera municipal de Huixtla, a unos 60 kilómetros de esta cabecera municipal.

A través de megáfonos, este lunes en el parque de Tapachula se anunció la salida de una tercera caravana de migrantes. Con información de Quadratín Chiapas