CHILPANCINGO, Gro.,13 de febrero de 2019.- El integrante de la Organización de Los Pueblos Indígenas Me’ phaa (OPIM), Cuauhtémoc Ramírez confirmó la desaparición de los integrantes del Concejo Municipal de Ayutla de los Libres, Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro y denunció que este hecho se dio porque las medidas cautelares fallaron.

Cuauhtémoc Ramírez exigió la presentación de Obtilia Eugenio y su acompañante, y no descartó que en esta desaparición tengan que ver los integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

Consultado vía telefónica, Cuauhtémoc Ramírez expresó que “ella (Obtilia) recibió amenazas desde el sábado pasado, el domingo y el lunes. Le estuvieron marcando a su teléfono y le mandaron mensajes, diciéndole que la iban a matar, porque no sabía en qué se había metido”.

Agregó: “Lo que pasa es que es un asunto de las obras del Ayuntamiento, porque ella está encargada de las obras, revisaron expedientes y de ahí empezaron las amenazas, gente del narco está ahí metida en las obras, más bien son gente de la UPOEG”.

Al preguntarle sobre si fallaron las medidas cautelares, Cuauhtémoc Ramírez reconoció que sí, “porque la Policía Estatal no hizo bien su trabajo, porque desde noviembre pasado recibió amenazas estando la policía ahí y no hizo nada. Se presentó una denuncia ante el Ministerio Público, tampoco hicieron nada”.

Abundó que también se presentó un escrito con “el que estaba encargado de Seguridad Pública para pedirle que nos reuniéramos y revisáramos todas las medidas y no hicieron nada, todas las medidas como son de la Corte Interamericana y el gobierno federal fue tardía su respuesta”.

-¿El martes en la mañana no llevaba medidas?

-No, porque ya no confiábamos en ellos por lo que pasó en noviembre y porque la misma gente de la UPOEG estaba presionando, decían: ‘por qué llevaba los policías, de qué privilegios goza, que el que nada debe nada teme’, pura mierda de esa”.

-¿A qué venía a Chilpancingo?

-Ya se venía porque las amenazas empezaron desde el sábado. De Ayutla se venía a Chilpancingo porque ya estaban fuertes las amenazas. Después a ver qué hacíamos.