CIUDAD DE MÉXICO, 31 de enero de 2017.- Durante la fuga de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, del penal del Altiplano en julio de 2015, nunca se activó el Código Rojo debido a que no existe un manual con las indicaciones necesarias para los efectivos de la Policía Federal que custodian los Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos).

De acuerdo con un documento firmado por la directora Adjunta de Asuntos Penales de la Policía Federal (PF), María Jacqueline Flores Becerra, del cual Quadratín México tiene copia, se descartó la existencia de esta figura para eventos como el escape del líder del cártel del Pacífico. “En la Ley de la Policía Federal y su Reglamento no se contempla el Código Rojo.

El Reglamento en los Ceferesos y el Manual de Seguridad de los mismos forman parte de la normatividad de Las autoridades penitenciarias de referencia.

“El protocolo de emergencias en los centros penitenciarios ante posibles actos que vulneren la seguridad, son instrumentos internos para guiar la actuación de los elementos de la Policía Federal adscritos a estos centros”, explica Flores Becerra en la respuesta que dio a la defensa de uno de lo custodios señalados como responsables de la fuga del capo.

En el texto se menciona también que los agentes adscritos a la seguridad de los penales federales no cuentan con la instrucción de implementar el Código Rojo.

Más información aquí.