ACAPULCO, Gro., 20 de marzo de 2019.- El secretario de Finanzas del estado, Tulio Pérez Calvo dijo que por el pago del salario a los 5 mil 743 maestros que están fuera del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (Fone), el gobierno encabezado por Héctor Astudillo Flores, no ha pagado el Impuesto Sobre la Renta (ISR) al Servicio de Administración Tributaria (SAT) en tres meses, ni ha iniciado inversión estatal directa en los últimos cinco meses.

En declaraciones a reporteros luego de su participación en la sesión ordinaria del Clúster Minero de Guerrero, celebrada en el hotel Quinta Real del Acapulco Diamante, el funcionario estatal adelantó que este miércoles viaja a Ciudad de México, pues el gobierno estatal busca que la federación incorpore a los docentes y que los más de 190 millones que gasta anualmente desde hace tres años en el salario de los maestros, sean recuperados.

“Hacienda nos ha citado el día de hoy, estaremos yendo a la Ciudad de México para revisar qué es lo que nos plantearán, si darán respuesta de los planteamientos que hemos hecho; (porque) normalmente cuando citan al secretario de Finanzas es para firmar algún convenio de transferencia de recursos, ojalá sea el caso y, estaremos informando en cuanto tengamos noticia”, adelantó el funcionario.

Explicó que la incorporación con la coordinación y la certificación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a los docentes ha sido “de manera paulatina”, pues en agosto son incorporados en promedio dos mil profesores anualmente.

Aclaró que los préstamos para el pago de los salarios, que suman unos 570 millones en tres años, son recursos que están “distraídos de otros programas” o que estos han sido detenidos.

No obstante, añadió que buscan que la Secretaría de Educación y Hacienda federales coordinen la decisión y definición presupuestal para regularizar los pagos, que durante todo el año se entreguen sin retrasos y que se cubra el aguinaldo.

Respecto al bloqueo de maestros jubilados, comentó que también se trabaja para garantizar los pagos ante la federación, pues sus pensiones son cubiertas con descuentos recaudados a los docentes en activo.