ACAPULCO, Gro., 22 de mayo de 2019.- El director de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG), Arturo Palma Carro dijo que es necesario el apoyo del gobierno federal para pagar la deuda que tiene la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyo monto asciende a más de 400 millones de pesos.

En entrevista después de acudir como invitado a la sesión semanal del Grupo ACA, Palma Carro enfatizó que dicha deuda es impagable, además que rebasa tanto al gobernador Héctor Astudillo Flores, como a la alcaldesa Adela Román Ocampo, “de acuerdo al organismo, a lo que tiene, los ingresos que va teniendo, será imposible que lo saque, la idea, entiendo, que mientras vayamos pagando lo que se está consumiendo, seguiremos recibiendo el suministro”, indicó.

Añadió que la directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) Blanca Elena Jiménez Cisneros, “me pidió una tarjeta, la estamos haciendo, para que la hagamos llegar hoy y buscar cómo lograr un apoyo de la federación, porque si a los tabasqueños les condonaron miles de millones de pesos, a nosotros 400 millones de pesos, es cosa pequeña”.

Dijo que el gobierno municipal debe comprometerse a pagar y a mejorar el cobro del servicio para tener mejores instalaciones, darle mantenimiento a las existentes, y no tener la necesidad de invertir una y otra vez en un organismo que está echando a perder las cosas que se reparan.

En este sentido, el funcionario estatal explicó que la paramunicipal debería de recaudar una cantidad de 200 millones de pesos y así poder pagar todos sus gastos, pero en la actualidad recauda un poco más de 20 millones, “no llega a los 40 millones en sus mejores meses”, es por eso que no les alcanza para pagar la luz, teléfono, trabajadores, saneamiento y demás gastos.

Por otra parte, de la resolución de la Auditoría Superior del Estado (ASE) en contra de tres ex funcionarios de la CAPAMA durante el gobierno del ex alcalde perredista Evodio Velázquez Aguirre, la cual demanda reembolsar más de 146 millones de pesos, Palma Carro aseguró que era bueno que se tomaran esas medidas de control y fiscalización de los recursos, pero pidió a la ciudadanía un mayor compromiso y que se involucre y así poder vigilar cuánto recurso se recauda y en qué se gasta ese dinero.

“Esta sociedad estamos cambiando, es algo bueno que la sociedad cambie, evolucione y tenga más medida de control, que los recursos sean fiscalizados, debemos de cambiar el trabajo con nuestros órganos de control y la fiscalización, sí se debe de fiscalizar el recurso y se debe de involucrar la ciudadanía, no solamente de manera de que denuncien, sino en el Consejo Ciudadano de CAPAMA y que vean que el dinero que entra a dónde va y a dónde se va a gastar”, sentenció.