TAPACHULA, Chis., 23 de de octubre de 2021.- Unos 200 agentes antimotines de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM) intentaron frenar la caravana de migrantes que partió la mañana del sábado de Tapachula con destino a la Ciudad de México, pero fueron superados en número y el contingente se abrió paso a la fuerza en medio de empujones.

El contingente integrado por hombres y mujeres algunas embarazadas y con sus hijos, caminó por más de dos horas unos ocho kilómetros, donde ya los esperaba una valla humana de agentes federales en el retén de Viva México.

Eran cerca de las 11 de la mañana, cuando la caravana migrante arribó hasta la valla de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración, hicieron una cadena humana y a la fuerza en medio de empujones, se abrieron paso, logrando replegar a la policía. Superados en número, los agentes federales no tuvieron otra opción que dejar pasar el contingente de migrantes, que pedían los dejarán seguir avanzando.

La caravana de migrantes partió de Tapachula cerca de las 7 horas, con un contingente de más de 3 mil migrantes de Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Cuba, Haití y Venezuela abandonaron Tapachula, donde por varios meses permanecieron en espera del resultado del trámite migratorio y la cita para la solicitud de asilo ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR).