CHILPANCINGO, Gro., 14 de septiembre de 2016.- El gobernador Héctor Astudillo Flores consideró que si Guerrero no tuviera el problema de la violencia, “sería un estado normal”, por lo que sostuvo que “no hay que tener temor y como autoridad no hay que bajar la guardia y seguir haciendo lo que corresponda para parar a los violentos y meterlos a la cárcel”.

Lo anterior lo dijo durante un evento esta mañana en Casa Guerrero, en Chilpancingo, donde sostuvo que para meter a los delincuentes a la cárcel, se debe contar con el apoyo de la federación “porque no se puede hacerlo solos”.

En entrevista, Astudillo Flores indicó que tras las últimas detenciones de operadores de la delincuencia realizadas dentro y fuera de Guerrero, se debe tener “alerta máxima, de lo  que puede suceder en el reacomodo de las fuerzas”.

Sobre la nueva versión del especialista en fuego, José Torero que con un experimento sin precedente, probó que los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa no pudieron haber sido quemados hasta las cenizas en el basurero de Cocula, el gobernador indicó: “hay varias tesis de que los normalistas no fueron calcinados, pero prefiero no opinar y seguir pensando que los estudiantes están  desaparecidos”.

Respecto a los informes de gobierno que darán los alcaldes de los 81 municipios del estado, aseguró que no acudirá a ninguno y que en el caso del de Acapulco, el cual se realizará esta tarde, el secretario de Finanzas, Héctor Apreza Patrón, asistirá en su representación.