ACAPULCO, Gro., 12 de julio de 2020.- Guerrero se encuentra en el límite del rojo y el naranja del semáforo epidémico, lo cual podría provocar un nuevo confinamiento ante el incremento de nuevos casos de coronavirus.

Lo anterior, fue expuesto por el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien clamó porque las personas eviten salir a la calle porque los contagios “están al alza”, desde que las playas fueron reabiertas.

“Yo de todo corazón y le pido a Dios, porque soy creyente, que no vayamos a retroceder”, expuso este mediodía.

En su oportunidad y sin proporcionar cifras actualizadas de nuevos contagios, decesos o el porcentaje de hospitalización, el secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos hizo una presentación con fechas clave de lo que provocó la pandemia en Guerrero, desde la detección del primer caso en la entidad, la primera muerte, la instalación de módulos para la detección de coronavirus, la reactivación económica y otras.

“Vean ustedes la importante diferencia con el incremento al darse la reapertura de la activación económica”, dijo para los municipios de Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo, auxiliado por imágenes que se proyectaron para cada municipio y en las cuales se muestran los incrementos en los últimos días.

De la Peña Pintos subrayó que “estamos en el límite” de volver o no al confinamiento.

Aclaró que el retroceso en la calificación, no es por una mayor demanda en ocupación de camas en los hospitales, sino por el porcentaje de personas con la enfermedad activa, es decir, por el número de personas contagiadas recientemente y que contrajeron el virus ante el incremento de la movilidad.

“Esta semana que nos califican estamos bien, en amarillo en relación a las camas disponibles, ahí no tenemos problemas porque se resolvió. El problema está en la movilidad de la gente y cómo se incrementó a partir de la reactivación con semáforo naranja para la tendencia del síndrome y la positividad de los casos”, dijo el funcionario estatal.

Enseguida, el gobernador Astudillo subrayó que “estamos en el límite entre el semáforo naranja y el semáforo rojo como ya lo ha dicho (Carlos de la Peña). Hemos tenido por supuesto una serie de mejorías como la estabilización del uso de las camas; se está ampliando Zihuatanejo”.

“Estamos en una situación en donde necesitamos de la colaboración de todos y de todas, necesitamos más colaboración, necesitamos más determinación. En la ruta en la que estamos, las cosas no van a avanzar positivamente y costó mucho trabajo estar en color naranja”, expresó el gobernador durante su mensaje.

Advirtió que luego del esfuerzo por lograr que fueran reactivadas las labores no esenciales será “verdaderamente doloroso y frustrante que vayamos a retroceder”.

Insistió en convocar a los guerrerenses para que ayuden ante la pandemia, pues subrayó que “es un asunto muy serio y la mejor manera de enfrentarla es cuidándonos”.

 Comentó también que el fin de semana transcurrió sin mayor novedad en los sitios turísticos de Guerrero.

Sin embargo, dijo que será necesario reducir la movilidad e insistir con el uso de cubrebocas.

“Por favor, por favor, necesitamos más su colaboración”, concluyó.