ACAPULCO, Gro., 17 de junio de 2017.- Con una mezcla de ritmos latinos, baladas y folclor mexicano, la imponente Orquesta sinfónica, coro y mariachi de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) hizo vibrar esta tarde a los acapulqueños.

El evento se llevó a cabo en el teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro de Convenciones Acapulco, con motivo del centenario de la constitución política. La orquesta, encabezada por el Mayor Músico Rubén Darío Estrada Corona deleitó por más de dos horas al público asistente con piezas clásicas, así como una nomenclatura de música moderna sinfónica, como rock, cumbia, zamba y mambo.

Entre los asistentes al acto estuvo el gobernador Héctor Astudillo, quién en entrevista previa al concierto expresó su agradecimiento a la Sedena por acercar la cultura a los guerrerenses y puntualizó que el gobierno estatal apoyará este tipo de eventos organizados por el Ejército, ya que es “una manera de ofrecer también distracción a la sociedad”.

El himno a la diosa romana Vortumna, O Fortuna de Carl Orff, fue el encargado de abrir el concierto, seguido de Fausto de Charles Gounod, interpretado por el coro de soldados, para posteriormente entonar el vals Oro y plata, así como el paso doble de El gato montés.

La canción Vivo por ella del cantante italiano Andrea Bocelli conmovió al público mientras que el Medley Santana, compuesto por canciones del compositor Carlos Santana como Oye cómo va, Suave y Vamos guajira, pusieron a bailar en sus asientos a los asistentes. Lo mismo logró la Fantasía Latina, una mezcla de ritmos como mambo, cumbia y samba.

La orquesta fue despedida entre aplausos del público tras interpretar la Obertura conmemorativa, la cual recopila música prehispánica y folclórica mexicana, acompañada de una breve historia de la consolidación de la nación.

El segundo acto fue presidido por el mariachi de la Sedena con canciones como el Son de La Negra, el Mariachi Vargas, un popurrí de canciones del cantante Jorge Negrete y otro del Divo de Juárez, Juan Gabriel; así como Luz de Luna de Alba Carrillo y Amorcito Mío de Joan Sebastian.

Y para cerrar con broche de oro, un popurrí del legendario Vicente Fernández.